La Administración Nacional de Puertos cumple 105 años

Durante julio se celebró el "mes del portuario", por lo tanto, la Administración Nacional de Puertos (ANP) hizo una serie de entregas históricas sobre la evolución del puerto y los contextos históricos que hacen a la actividad.

La conmemoración llevada a cabo por la ANP este año se vincula al establecimiento del Día del Trabajador Portuario y al nacimiento del organismo. Es que el 21 de julio se homenajea a los trabajadores portuarios desde el año 1916, tras la aprobación de la normativa que fijó la fecha.

Fue así como a partir de 1941, tras la iniciativa presentada por la Asociación de Funcionarios Portuarios, esta fecha es tomada como referencia para la ANP para celebrar el Día del Trabajador Portuario y su propio aniversario.

Pese a que la aprobación de esta normativa fue celebrada por autoridades políticas y portuarias en nuestro país, no fue hasta 1992 que todos los trabajadores fueron comprendidos por la conmemoración. Recién al aprobarse la Ley de Puertos los trabajadores portuarios privados se suman al homenaje y pueden tomarse su declarado descanso del puerto.

La instauración de su propio feriado ha llevado, según consignó la ANP en un comunicado, a que «los portuarios en su totalidad hayan tomado esta fecha como propia durante décadas y la recuerden año tras año».

A pesar de que el tiempo apremia, las autoridades actuales de la ANP decidieron celebrar la fecha. Izaron los pabellones y las banderas frente a la sede, realizaron una ofrenda floral a los funcionarios fallecidos en el Panteón de la ANP, ubicado en el Cementerio Central, realizaron otra ofrenda floral al prócer José Gervasio Artigas y realizaron una conferencia de prensa.

La conmemoración y la importancia de la fecha se hizo sentir con la presencia de los oradores, el presidente de la ANP, Juan Curbelo, el vicepresidente Daniel Loureiro, la directora vocal, Alejandra Koch y la representante del Sindicato Único Portuario y Ramas Afines (Supra), Vanessa Peirano.

La historia de la fecha

El 8 de marzo de 1916, el Poder Ejecutivo envió un mensaje a la Asamblea General firmado por el presidente Feliciano Viera y el ministro de Obras Públicas, Santiago Rivas. Establecía que el proyecto de ley propuesto respondía al propósito de dotar a la Administración del Puerto con los medios necesarios para atender a todas las operaciones relativas al movimiento comercial y marítimo de Montevideo.

La ley, a pesar de algunas disidencias, fue aprobada el 21 de julio de 1916. Su primer Directorio fue presidido por Alfredo Labadie y sesionaron en el edificio ubicado en Piedras e Ituzaingó.

Dispuso en su primer artículo la creación de la Administración Nacional del Puerto de Montevideo (ANPM), la que estaría a cargo de un Directorio de nueve miembros; cuatro de ellos serían permanentes: el Capitán General de Puertos, el Director General de Aduanas, el Director del Puerto en la parte administrativa o de tráfico y el Director del Puerto en la parte técnica o de conservación y obras nuevas. El presidente y los cuatro vocales elegibles serían designados por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado.

Fue así como la ANPM quedó a cargo de todos los servicios de embarque o desembarque directo; la remoción y transporte de las mercaderías una vez desembarcadas; los servicios de lanchas, remolques y otras operaciones de carácter comercial; los servicios de salvamento; la construcción o adquisición de obras; y la concesión de permisos para nuevas empresas de servicios portuarios.

El cambio político del país a partir de 1933 impuso algunos desafíos a la ANP. Por un lado, fue necesario instrumentar la administración de los puertos del interior del país y tramitar la fusión institucional dispuesta por los decretos de abril y mayo de 1933; y por el otro, enfrentar, a partir de la entrada en vigencia de la Constitución de 1934 el menor grado de autonomía funcional del ente respecto del Poder Ejecutivo.

El proceso de incorporación de los demás puertos de la República a la estructura administrativa de la ANP, de acuerdo a lo dispuesto por el decreto de 25 de abril de 1933, se fue realizando por etapas y siguiendo la lógica del ensayo y error.

El primer puerto en ser organizado con cierto nivel de injerencia de la ANP fue el puerto y zona franca de Colonia. En octubre de 1933, pasó a ser administrado por el Consejo Honorario de Administración del Puerto y Zona Franca de Colonia.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.