Junto a comunidades locales

La FAO intenta realizar un mapa para ver la restauración de árboles

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) organizó junto a comunidades locales programas de levantamiento de mapas para hacer un seguimiento de la restauración de árboles mediante herramientas geoespaciales.

El economista forestal del Instituto de Recursos Mundiales, René Zamora, es quien se encarga de emplear la tecnología geoespacial para realizar el conteo de árboles. Una de las primeras regiones en las que trabajó fue al noreste de Nicaragua. 

Su modalidad de trabajo era bastante simple. Primero encontró las instalaciones ideales: un edificio en desuso de una escuela del pueblo de Bonanza. Luego, contrató a un proveedor de servicios de internet vía satélite. Por último, pidió ayuda a los pobladores de la localidad. 

La mayoría de las personas que respondieron a su llamado estaban vinculadas a actividades como la cría de ganado vacuno o la agricultura. Pese a que sus conocimientos eran bastante básicos, intentaron utilizar las computadoras para alcanzar el objetivo trazado por Zamora. 

El resultado de todo este trabajo fue la construcción de un programa de cartografía de la FAO y el Instituto de Recursos Mundiales. Por otra parte, la población adquirió conocimientos técnicos y supieron implementar una serie de tareas para la recopilación de datos. 

De esta manera, el programa se extendió a otras localidades. Los participantes son capacitados para que se identifiquen a los árboles de manera individual. A través del Sistema de Información Forestal (Open Foris) de la denominada Collect Earth se pueden acceder a diversas imágenes que permiten ver los cambios que se produjeron en un territorio. Tras su capacitación, una persona puede analizar hasta 80 parcelas por día.

“Las personas del lugar son las que realmente saben dónde están los árboles”, afirmó Zamora, quien dirigió ese proyecto. “Cometen menos errores”, agregó.

Esto es fundamental porque el recuento de árboles en zonas agrícolas y degradadas ha sido tradicionalmente más difícil que contabilizar los de los bosques, por lo que el conocimiento autóctono es fundamental. Así se ayuda a gobiernos y comunidades de todo el mundo a elaborar inventarios virtuales de sus árboles, que son factores clave en la captación de carbono.

Con la herramienta Collect Earth, los expertos y la población del lugar pudieron actualizar estudios topográficos anteriores y seguir de cerca los avances en materia de restauración de la cubierta forestal. 

La Unión Europea también ha llevado a cabo iniciativas que se valen de programas de levantamiento de mapas con tecnología de la FAO para generar nuevos conocimientos sobre la propia geografía urbana, natural y agrícola.

En la India, por otra parte, los participantes pudieron identificar los puntos de cubierta forestal y en los que se podría plantar. En una zona de Rwanda se tenía el objetivo de incrementar la cubierta forestal en hasta un 30 por ciento del territorio. El programa de cartografía permitió saber que había más árboles de los previstos alrededor de casas y pastizales. 

Más datos:
En Etiopía, con un programa de levantamiento de mapas se descubrió que la cobertura forestal de un distrito apenas había aumentado de 2010 a 2015, lo que lo situaba muy por detrás de su objetivo. En consecuencia, el sector público aceleró sus esfuerzos para restablecer el equilibrio.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos