/

La fotografía de comienzos del siglo XIX

El próximo viernes 2 de diciembre a las 19h en el Centro Cultural Nacional de Dolores se inaugurará la exposición ¨Hemos visto una maravilla (…) una cosa admirable¨ que contiene piezas de la Colección Fotográfica del Museo Histórico Nacional.

Esta exposición está basada en otra del mismo nombre que se expuso en Casa Rivera en 2019, que consistió en la puesta en valor de las piezas de la Colección Fotográfica del Museo Histórico Nacional, que conserva más de ciento cuarenta ejemplos entre daguerrotipos, ambrotipos y otras fotografías del período inicial, provenientes de colecciones y legados de diversas familias y figuras del país. Se contó a su vez con la colaboración de varios coleccionistas, investigadores e instituciones del ámbito nacional y regional, que nos facilitaron información, objetos y reproducciones de enorme importancia para reconstruir esta primera etapa de la fotografía en Uruguay.

Los inicios de la fotografía se encuentran a comienzos del siglo XIX, cuando el avance en los conocimientos existentes en el campo de la óptica y la química permitieron desarrollar procedimientos mecánicos capaces de generar imágenes fieles de la naturaleza a partir de la acción de la luz. Presentado en agosto de 1839 por Daguerre en París, el daguerrotipo fue el primero en ser reconocido, difundido y comercializado en el mundo. Ya en febrero de 1940, la novedad llegó a costas uruguayas a bordo del buque escuela L’Oriental, y varias demostraciones del procedimiento sorprendieron al público por su exactitud y gran nivel de detalle en la reproducción de detalles del paisaje.

La primera década de la técnica en el país estuvo marcada por el conflicto bélico que atravesaba la región, y por el sitio de Montevideo (1843-1851), que dividieron a la ciudad y al país en dos áreas de influencia, y condicionaron su desarrollo a nivel económico y cultural. No obstante, hay rastros de decenas de daguerrotipistas provenientes de diferentes países y con diversas profesiones, que explotaron en Uruguay el uso más popularizado en el mundo para esta técnica: el retrato. En pocos años se incorporaron adelantos técnicos e incluso una nueva técnica, más barata y sencilla de preparar: el ambrotipo, que permitió a un público más amplio contar con sus propias fotografías. De todos modos, la ocasión de retratarse fue en esta primera etapa un momento casi ritual y costoso, que en muchos casos no sucedía más que una vez en la vida.

Esta exposición se lleva adelante desde el área de Gestión Territorial de la Dirección Nacional de Cultura y el programa Centro Culturales Nacionales, junto al Museo Histórico Nacional y la dirección de Cultura de Río Negro.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Cultura

Los ecos del NO

Adelanto de la investigación realizada por el magister en Comunicación Política, Marcel Lhermitte, sobre las elecciones