La historia de Comaja, una Cooperativa Norteña

El gerente de la Cooperativa de la agrupación Magisterial José Artigas (Comaja), Andrés Gedréz, entrevistado por LA REPÚBLICA hizo un recorrido por la historia y expansión de la organización y destacó cuál es su misión, visión y las ayudas realizadas durante la pandemia del Covid-19.

Gerente de Comaja, Andrés Gedréz

La Cooperativa de la agrupación Magisterial José Artigas (Comaja) es una sociedad de ahorro y crédito de capitalización que fue creada el 22 de mayo de 1974, gracias a la unión de unas 40 maestras del departamento de Artigas para satisfacer sus necesidades financieras. “Inicialmente tuvo su crecimiento en la ciudad de Artigas, pero actualmente tenemos todo tipo de socios como pueden ser retirados militares y policiales, empleadas domésticas y de otros estratos sociales”, señaló su gerente Andrés Gedréz.

En la década del 90 comenzó a expandirse. Primero lo hizo hacia la ciudad de Bella Unión. Luego, en 1999, cruzó la frontera oeste del departamento para instalar una sucursal en Rivera y más recientemente, en 2013, hizo lo propio con la frontera sur para abrir su cuarta y última filial, por el momento, en Salto. “Crecimos en forma lenta, pero segura, sin sobresaltos y siendo controladores de toda nuestra parte económica y financiera. Lo más importante siempre fue satisfacer la necesidad del socio que paga una módica suma de 88 pesos, que es su cuota social”, destacó.

En la actualidad, Comaja cuenta con 22.000 socios que cuentan con servicios de diferente índole. “Tenemos el servicio de ahorro y préstamo a una tasa de interés relativamente baja. Después tenemos servicio de biblioteca en todas las ciudades excepto Salto. También tenemos diferentes primas, como pueden ser en los 15 años del socio menor (hijos de socios), Bodas de Plata y de Oro, entre otras”, expresó su gerente.

La misión fundamental de la cooperativa es satisfacer la necesidad de sus ahorristas. “El promedio de nuestros créditos es relativamente pequeño: 19.000 pesos. Nuestra tarea es satisfacer la necesidad que tiene el socio y la gente; muchas veces obtener un crédito para el consumo, algunas veces para inversiones en bienes duraderos, pero de pequeño porte como una heladera o una cocina. Si bien no tenemos una línea específica, sabemos que nuestros socios recurren para satisfacer esas necesidades. Son muy bien atendidos en todos los lugares por nuestros oficiales de créditos y funcionarios. Por lo general, siempre salen con una solución”, dijo.

A su vez, la visión de la cooperativa se proyecta a cinco o 10 años y se resume en “vernos como nos vemos ahora”; esto es “como una cooperativa creada en el norte del país que presta servicios en lo regional”. Por su parte, pretenden aumentar la cantidad de socios. “Somos una empresa que nació en Artigas y que está en todo el norte salvo en Tacuarembó”, mencionó.

Consultado sobre una posible expansión hacia ese departamento para completar su cobertura en la zona más al norte de Uruguay, dijo que eso está en análisis y que no se descarta nada. “En la oportunidad anterior, cuando nos fuimos para Salto, se analizó cuál sería la plaza más redituable: si Salto o Tacuarembó. En un estudio que nos hicieron nos dijeron que Salto era más fácil de crecer y de entrar en el mercado. Esa sucursal viene con un crecimiento bueno y lento. Después que nos desarrollemos en esa sucursal vamos a pensar en otras opciones. Por ahora estamos con el análisis de estos años. Después de la pandemia del Covid-19 todos son años de incertidumbre, no sabemos bien lo que nos va pasar. Por lo tanto, hemos administrado la incertidumbre en todos los lugares donde se encuentra Comaja. Entonces, el tratar de crecer o de expandirse en estos tiempos es una limitante”, sostuvo.

Por último, Gedréz manifestó que la cooperativa siempre trata de compatibilizar sus resultados económicos con la ayuda a la comunidad. “Durante la pandemia hemos ayudado innumerables veces con canastas y sorteos para los socios. El fin de las cooperativas no es solo obtener un lucro, eso es para su supervivencia, no puede perder indefinidamente porque deja de existir. Ese (el lucro) no es su último fin, sino prestarle asistencia social y educativa al socio”, culminó.

La clave:

“La cooperativa tiene muchos años. Es sólida y seria, presta muchos servicios a los socios y tiene varias fortalezas. Dentro de esos beneficios se destaca que realiza la distribución de excedentes cuando tiene una ganancia en el período. Ahí se realiza la devolución de esa ganancia a los socios. Todos los años que hay ganancias lo hacemos”.

Andrés Gedréz Gerente de la Cooperativa de la agrupación Magisterial José Artigas (Comaja)

1 Comentario

  1. Estimado; en razón de su redacción …..» retirados militares, policiales y empleadas domésticas…»…. militares, policías y empleadas domésticas son del mismo estrato social…….. de la misma clase social, la clase trabajadora, lo que cambia es la función laboral, pública o privada. En todo caso, del mismo «estrato» social si quiere, (palabra que no me gusta).

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos