El cazador inglés

La historia del gato contratado como cazador de ratones

Un gato trabajó como cazador de ratones durante tres años al vivir en una estación de trenes en la ciudad inglesa West Mids.

Un gato fue abandonado en una estación de tren. El trabajo comenzó de manera voluntaria pero tras varios años los funcionarios decidieron designarlo como jefe para ejercer esta labor. 

George es un gato de color anaranjado y blanco que fue normbrado como jefe de cazadores de ratones tras cumplir seis años realizando esa tarea. Su función principal, como se puede deducir, fue la de eliminar a los roedores en la estación de Stour Junction, en Inglaterra.

Antes vivía con su familia al lado de la estación y cuando sus dueños, Simón y Helen, se fueron a Australia dejaron a George a cargo de un trabajador del tren.

Su nombre fue elegido por sus dueños originales, quienes tuvieron que marcharse a Reino Unido. De esta manera, George se abocó a ganarse la vida en la estación de trenes cazando roedores.

El trabajo fue manejado por este felino de manera progresiva: los ratones muertos aparecían como un regalo sobre los pies de los funcionarios. Esa era la forma que tenía George de agradecer que le hubieran dado acogida luego de que sus dueños tuvieran que abandonar el país. 

En la actualidad, George tiene seis años. Tras tres años de contar con su presencia sobre las vías, los empleados de la localidad de Stourbridge quedaron tan impresionados con sus habilidades que lo contrataron de manera oficial como el jefe de cazadores de ratones. 

George cuenta con su propia cama en su lugar de trabajo y muchos tentempiés, pero a las cuatro de la madrugada ya comienza su labor en busca de los roedores. Por las mañanas también se acerca a saludar a los viajeros. De hecho, estos son los grandes admiradores del gato y recompensan diariamente su labor con juguetes y golosinas.

El amor que George despertó en los funcionarios de la estación se extendió a los pasajeros. Muchos de ellos al verlo publicaban fotos suyas en redes sociales. Como modo de pago, el felino recibe comidas equilibradas, un plan de salud, golosinas, premios, juguetes y hasta una cama para sus siestas. 

De esta manera, fue como el felino se volvió famoso. Los propietarios y sus amigos decidieron hacerle una cuenta de Twitter en donde comparten fotos diariamente. Asimismo, algunos japoneses envían regalos ya que lo consideran un animal sagrado. 

En la actualidad existe una obra que cuenta la historia del felino a los pasajeros y turistas de la estación. La escritora Harriet Amstrong elaboró “El pequeño libro de la filosofía de George”. 

Más datos:
“Gatos y ratones han estado con frecuencia asociados en las leyendas relativas al comienzo del mundo. Según una de ellas, no sólo los roedores precedieron a los gatos, sino que su existencia fue la razón para la creación del gato”, contó Patricia Dale-Green en su obra The Archetypal Cat (1963).

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos