La importancia y el rol de la memoria

En cada momento de nuestras vidas estamos acudiendo o poniendo en práctica el recurso de la memoria. Es allí donde tenemos registrado todo lo aprendido y entendido a través de lo que se nos ha enseñado y lo que hemos adquirido como aprendizaje y como resultado de todo tipo de experiencias personales.

Estos registros nos permiten manejarnos con cierta fluidez en cada circunstancia de vida para poder experimentar nuevas situaciones que a su vez generaran nuevas vivencias y registros de aprendizajes. La toma de decisiones, desde las más pequeñas a las más grandes, necesitan acudir a los datos que tenemos ingresados en nuestra memoria, ya que en función de lo que nos haya ocurrido, o la información que hayamos almacenado, proveniente de varias fuentes, será la decisión que vayamos a tomar.

Algunas personas manifiestan «tener poca memoria», o que les cuesta recordar ciertos eventos o situaciones puntuales. Otras por el contrario se jactan de ser muy memoriosas, o de tener todo registrado y de fácil acceso a esa información.

¿Qué factores influyen para tener una buena memoria?

Descansar es fundamental, dormir y descansar es esencial. Es el momento en el que nuestro cerebro ordena, almacena y fija los nuevos conocimientos, datos, información y experiencias adquiridas. No descansar, o no dormir correctamente repercute en el funcionamiento mental y cognitivo.

Evitar o disminuir el estrés. Éste perjudica profundamente nuestra salud en todos sus aspectos, y la falta de memoria es una de las repercusiones que se llega a tener ante estados prolongados de estrés.

Realizar actividades que resulten placenteras y divertidas es muy estimulante y beneficioso para nuestro cerebro motivándolo a potenciar y mejorar, entre otros aspectos, la calidad de nuestra memoria.

Una alimentación saludable aportará su cuota de valor en el proceso de mejora de la calidad de nuestra memoria. Fortalecer nuestro organismo potencia el nivel y el desarrollo de esta capacidad.

Realizar deportes o actividades que nos saquen de una actitud pasiva fomentará la activación de recursos biológicos y mentales que mejorarán notoriamente la calidad de acceso y registro de información de nuestra memoria.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales