La importancia y la emoción de los dos uruguayos que ascendieron con el Girona

Christian Stuani, capitán y goleador histórico de la institución, y Santiago Bueno, zaguero ex Peñarol y Barcelona.

Girona logró el ansiado retorno a la Primera División de España después de tres temporadas en la segunda categoría y lo hizo de la mano de dos uruguayos: Christian Stuani, el capitán y goleador histórico del club, y el zaguero Santiago Bueno, quien encontró en este club la oportunidad de abrirse camino en España, tras haber ido contratado por el Barcelona en 2017, aunque sin haber podido llegar a jugar en ese gigante de Europa..

Cristhian Stuani, tras el ascenso a LaLiga con una victoria por 1-3 en Tenerife, opinó que su equipo «ha demostrado» que «nunca hay que rendirse» y que «siempre hay que luchar». «Me vienen tantos recuerdos a la cabeza ahora mismo, tanto sacrificio, lo hemos intentado una y otra vez y después de tres finales a la tercera va la vencida. Lo hemos conseguido. Solo puedo agradecer y decir que siempre hay que luchar y nunca hay que rendirse. Este equipo lo ha demostrado», expresó el jugador uruguayo a Movistar, al tiempo que esperó que «ojalá» pueda marcar muchos goles en su regreso a Primera División.

Para este ascenso, Stuani jugó 41 de los 46 partidos que disputó el Girona contando fase regular y playoffs, de los cuales fue titular en 30. Completó los 90 minutos en 18 oportunidades y registró 24 tantos en 2.894 cotejos, lo que hace a un promedio de un gol cada 120 minutos.

El atacante abrió el triunfo de este domingo al transformar un penal. «Muy difícil. Lo tenía en la cabeza, estudié al arquero antes también y tenía muy claro que lo iba a chutar ahí. Por suerte, ha servido para esto», añadió el atacante, que le dedicó el ascenso a su «familia, que ha estado en las buenas y en las malas», a sus «compañeros», de los que está «muy orgulloso» porque son «unos guerreros», y a «toda la gente de Girona y de la provincia».

Stuani fue gran protagonista de la campaña del Girona. En las celebraciones hubo un abrazo emocionado con sus seres más cercanos; se dio un primer abrazo con su hija Josefina, de 15 años, y luego con Ximena Pippo, con quien cumplirá 12 años de casado esta semana. Luego se sumó Constantino, nacido en noviembre de 2013.

La emoción de Bueno

“Fueron tres años llegando hasta la final del playoff y tanto con Elche como con Rayo Vallecano no pudimos lograrlo. En la tercera, fue algo increíble lo que pudimos vivir. Cuando nos empataron quedó la incertidumbre por lo que nos había pasado en los dos años pasados, pero pudimos rematarlo y lograr ese objetivo tan deseado por el club y por la ciudad. Llegamos en la madrugada a Girona y fue muy lindo. Pudimos compartirlo con nuestras familias y nuestra gente”, valoró Santiago Bueno al programa ‘100% Deporte’ de Sport 890.

Bueno no se olvida del difícil camino a la gloria y recordó que arrancó el año “complicado con covid y luego con una operación de meniscos. Me perdí los primeros 10 partidos y era todo una incertidumbre por el cambio de entrenador, pero pude volver más fuerte. Cuando lográs el objetivo parece todo más lindo, pero no hay que olvidar lo buena que fue la temporada pasada. La próxima será para disfrutar y aprender mucho”.

Bueno jugó 35 de los 46 partidos que disputó su equipo en La Liga 2 y los cuatro de la Copa del Rey. Marcó un gol y arrancó de titular 34 veces, por lo que lleva ya 84 cotejos oficiales con la casaca del Girona con apenas 23 años. Antes estuvo dos años en el filial, el Peralada, que competía en la Segunda B (tercera categoría).

Consultado por la selección mayor, dijo que “es algo con lo que siempre se sueña”. “Tuve la suerte de vestir la camiseta celeste en Sudamericanos y Mundiales juveniles y se sueña con eso, pero estoy con los pies en la tierra y la tranquilidad de trabajar duro para que ese momento llegue cuando tenga que llegar y me agarre preparado”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna