La OMS confirma que parte de su personal cometió abusos sexuales en RD Congo

En este contexto, la OMS se someterá a una reforma general de las políticas y los procesos para abordar la explotación y el abuso sexuales.

OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó este martes casos de abusos y explotación sexual por parte de al menos 21 empleados de la organización durante la crisis de ébola en República Democrática del Congo entre 2018 y 2020, algo que el director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, calificó como una «traición repugnante».

Esa comisión determinó tras doce meses de pesquisas que a algunas de las víctimas les prometieron empleos a cambio de relaciones sexuales y también recibió denuncias de nueve posibles violaciones. Así como extorsiones a mujeres que obligaron a abortar tras sufrir estos abusos.

Tras conocerse los resultados preliminares de la investigación, el director general de la OMS, expresó: «Lo primero que quiero decir es a las víctimas y supervivientes de la explotación y el abuso sexuales descritos en el informe de la comisión. Lo siento. Lamento lo que les hicieron las personas empleadas por la OMS para servirles y protegerles».

Asimismo, indicó que su principal prioridad es que los perpetradores «no sean excusados, sino que rindan cuentas», mientras que aumió «la responsabilidad última por el comportamiento de las personas empleadas por la OMS y por cualquier fallo en los sistemas que haya permitido este comportamiento», por lo que subrayó su «responsabilidad personal» de emprender cambios en la organización.

Investigación

Tedros nombró en noviembre del año pasado a una comisión independiente para investigar las denuncias de explotación y abusos sexuales durante la respuesta de la OMS a la décima epidemia de ébola en las regiones de Kivu del Norte e Ituri. El informe del trabajo de esta comisión se publicó este martes, y tiene una «lectura desgarradora», precisó en una rueda de prensa el titular de la OMS.

La comisión identificó a casi 60 posibles víctimas de explotación y abuso sexuales, siendo la mayoría mujeres de una edad media de 20 años. Así como 21 presuntos autores, empleados de la OMS en el momento de los hechos. Aunque las víctimas proporcionaron nombres de otros 62 abusadores que, por el momento, no se identificaron. Para esos casos, la OMS contrató un servicio de investigación externo para evaluar qué pasos adicionales se requieren.

Los abusos se cometían, según concluye el informe, a mujeres de bajos niveles de ingreso y en una situación económica precaria. A quien se les prometía un empleo que, una vez habían dado su consentimiento a mantener relaciones sexuales, no se les otorgaba. Mientras que algunas de las que ya tenían un puesto de trabajo las obligaban sus superiores a mantener relaciones sexuales para poder conservar el empleo. También se contataron nueve casos de violaciones.

Cuatro de los perpetradores de los abusos todavía trabajaban para la OMS en el momento de conocerse las denuncias. Pero sus contratos ya los rescindieron, y se les prohibió a todos ellos trabajar en la OMS en el futuro.

Además, se remitirán las denuncias a las autoridades de República Democrática del Congo para que las investigen. Así como a los países de origen de los perpetradores.

Reforma general

En este contexto, la OMS se someterá a una reforma general de las políticas y los procesos para abordar la explotación y el abuso sexuales. Ya que el informe concluye que la agencia de la salud tiene «claros fallos estructurales y falta de preparación para gestionar los riesgos de incidentes de explotación y abuso sexual», mientras que también apuntó a «negligencia individual» y a un «equipo de respuesta predominantemente formado por hombres (un 73,4%)».

La respuesta al ébola en Kivu Norte e Ituri fue «una operación grande y compleja en una región sumamente insegura, que requirió la contratación a gran escala de personal local e internacional». «Pero nada de eso es una excusa para la explotación y el abuso sexuales. Aceptamos que deberíamos haber tomado medidas más estrictas para seleccionar candidatos y garantizar procesos de recursos humanos más efectivos», asumió Tedros.

La comisión de evaluación hizo siete recomendaciones, con 20 acciones específicas, muchas de las cuales «ya están en marcha». Mientras que en los próximos diez días se proporcionará un plan de acción de «gestión integral» a los Estados miembro.

Asimismo, para «fortalecer aún más la rendición de cuentas», el Comité Asesor y de Supervisión Independiente del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS supervisará e informará «de manera transparente» sobre el progreso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo