No es deporte

La prohibición de las carreras de galgos en Uruguay

Las carreras de galgos en Uruguay comenzaron a ser reguladas en 2018. Dos proyectos fueron presentados a la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal.

Fueron los diputados del Frente Amplio (FA) los que en un principio dudaron sobre la prohibición. Es el caso de Javier Umpiérrez, que en aquel entonces sostuvo en diálogo con la diaria que “la postura del oficialismo no era prohibicionista”. En otras palabras, prohibir era la clase de políticas que “no daba resultados”. 

El proyecto de prohibición legislativo fue presentado por los exdiputados Gastón Cossia del Partido Nacional y Walter Verri del Partido Colorado. Estos sostuvieron que el punto de la prohibición no se aplicaba únicamente al maltrato durante el evento público o la carrera en sí, sino que apuntaba al entrenamiento previo, ya que existen casos en que los animales son sometidos a entrenamientos extremos, como atarlos a un auto y hacerlos correr.

La contrapartida de la prohibición fue la de obligar a las personas que utilicen perros en “espectáculos públicos” a que mantengan contacto permanente con médicos veterinarios. Pese a que diversos activistas señalaban que el punto se encontraba en que ataban a los perros al auto y los hacían correr, diversos representantes sostuvieron que estas denuncias no fueron constatadas. 

Una de las organizaciones que estaba de acuerdo con esta postura era la Asociación Uruguaya de Galgueros Unidos (AUGU), quienes tenían bajo su tutela a 17 canódromos en diferentes departamentos. Esta asociación indicó que los veterinarios siempre se encontraban en los eventos que ellos organizaban. 

La discusión en el Parlamento se prolongó lo suficiente como para que el 26 de diciembre de 2019 el Poder Ejecutivo, encabezado por el fallecido expresidente Tabaréz Vázquez, aprobara un decreto en el que se prohíbían las carreras de perros en todo el territorio. 

“Para controlar el cumplimiento de la normativa, la Comisión Nacional Honoraria de Tenencia Responsable y Bienestar Animal actuará de oficio o en respuesta a denuncias de particulares”, se indicó en el sitio oficial de Presidencia. 

Este decreto fue elaborado por el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, el Ministerio de Salud Pública y el Ministerio del Interior, carteras que consideraron las denuncias de las asociaciones civiles y decidieron consultar a diferentes profesionales al respecto. 

“Entre quienes apoyan la realización de la actividad han sostenido que el mismo se trata de un deporte. Sin embargo, la Secretaría Nacional del Deporte determinó que las carreras de perros no son una práctica deportiva”, se argumentó en la exposición de motivos del decreto que posteriormente fue aprobado por Presidencia. 

El punto clave en la argumentación fue que para determinar que una actividad sea deportiva, el protagonista debe ser humano, aunque tenga el rol de ser conductor de un animal. “Pero este extremo con las carreras de perros no se cumple”, se indicó en la exposición de motivos. 

A la vez, se presentó un proyecto de ley para que se modificara la normativa sobre bienestar animal. La sanción implicaba pagar una multa de 1 a 500 UR. 

Más datos:
Transcurrido un año de la prohibición de carreras de galgos, en un reportaje del diario El Observador, las organizaciones sostuvieron que había falta de control para aplicar la normativa. Por otro lado, asociaciones de criadores sostuvieron que 20 canódromos del país se quedaron sin trabajo. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos