La razón por la que Ignacio Ruglio logró conservar a Pablo Bengoechea en su cargo

La mayoría quería su salida urgente, pero gracias al estatuto el mandatario logró su continuidad: necesitaban ocho votos y eran siete los convencidos de que debía ser destituido.

El presidente de Peñarol, Ignacio Ruglio, logró continuar trabajando con su director deportivo Pablo Bengoechea más allá de las molestias de la oposición en este sector, el motivo fue que no se realizó la votación ya que este tema no se encontraba a la orden del día.

El estatuto marca que se necesitan dos tercios de votos en directiva para despedir a un funcionario, pero la realidad apunta a que Pablo Bengoechea no es un funcionario normal. Necesitaban ocho votos y eran siete los convencidos de que debía ser destituido. 

La realidad dicta que formalmente el estatuto nunca fue tan respetado, por lo que si se votaba por mayoría simple se daría la salida del director deportivo. Pero Ruglio se sostuvo de la regla y la decisión quedo para la próxima reunión.

No fue bien manejada la situación

Lo que sorprende es que los opositores no previeron esto y teniendo en cuenta que el presidente iba a pretender seguir contando con los servicios de Bengoechea, no hayan sido precavidos pensando en que su votación no iba a ser respetada.

La imagen que da Peñarol es que la diplomacia está por encima del club. El hecho de continuar con alguien en su cargo cuando la mayoría pretende su salida y además, agarrarse de un estatuto justo en este momento cuando casi nunca es tenido en cuenta de forma tan estricta, no genera una buena impresión del manejo del tema en general.

¿Quién es el principal responsable de este momento?

El mal manejo en el área deportiva de Peñarol es responsabilidad de quien se encarga de gestionarla, en este caso Pablo Bengoechea y Gabriel Cedrés. Personas elegidas por el presidente. Pero si se ve que las cosas no marchan bien y en el campo de juego las malas abundan, la responsabilidad vuelve a caer en quien manda. En este caso, Ruglio.

El técnico

El encargado de presentar el informe de los posibles candidatos lo presentará Bengoechea, director cuestionado y que técnicamente su continuidad no se sabe hasta cuando se da, porque podría ir a votación nuevamente. El DT se vota por mayoría simple, pero será un tema complejo, ya que son siete los dirigentes que no quieren en su cargo a quien sería el encargado de elegir el técnico. Lo que es muy posible también, es que tampoco se respete el estatuto en esta situación, ya que el sucesor de Ramos seria electo por el presidente.

El tema también es que con este panorama no se seduce a muchos. Un equipo que no juega Copa Libertadores, donde la situación es bastante difícil y en el panorama local para el año que viene no pinta muy bien, impide un poco la llegada de un DT con jerarquía e importancia.

La despedida

Se confirmó oficialmente el cese de Leonardo Ramos y la institución le dedicó un mensaje en redes sociales: “El Club Atlético Peñarol agradece a Leo Ramos y su equipo de trabajo por el esfuerzo y dedicación demostrados durante los últimos meses, dando por finalizado su segundo ciclo en nuestra institución y deseándoles éxitos en sus próximos desafíos”.

El técnico se despide luego de 98 días en su cargo donde obtuvo: 9 triunfos, 5 empates y 5 derrotas. La prioridad para sustituirlo es Marcelo Méndez.

1 Comentario

  1. Se quede Bengoechea o se vaya y venga otro la situación no va a cambiar. El problema no está en los DT está en los que patean la pelota. Y en los que los eligen.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna