Perreras para las urbes, captura para rurales

La responsabilidad animal para Un Solo Uruguay

El movimiento Un Solo Uruguay (USU) se manifestó sobre la tenencia responsable de perros en nuestro país; para esbozar su perspectiva sobre la problemática, se elaboró un documento de seis páginas.

“Históricamente el Estado controlaba todo el tema vinculado a los perros a través de la Comisión de Hidatidosis y las perreras. Luego, al cerrarse las perreras municipales hace muchos años, se dispara el aumento de la población de perros sin dueño y/ o responsable”, se sostiene en la introducción del documento. 

Esto llevó a que la población canina aumentará en el país y que ésta se ubique en torno a los 1.5 a 2 millones de perros, detalló la organización. Para USU, esta problemática se agravó ante la “no existencia de políticas activas para la tenencia responsable”. 

“En consecuencia, diversos problemas han incrementado como es la seguridad pública por el ataque de perros a personas, frecuentes accidentes de tránsito en las ciudades en caminos y rutas; riesgos sanitarios, como son las enfermedades que circulan dentro de la población; y pérdidas económicas, por el ataque a ovejas vacunos y otros animales”, se enumeró. 

Para sugerir cambios en la normativa, USU comenzó con definiciones para diferenciar las diferentes características de comportamiento según la clase de tenencia y ambiente en el que ha sido criado el can. 

“Los perros con dueño y bajo control; la población de perros sueltos con y sin dueño en lo urbano y en lo rural”, se estableció para agregar que “lograr entender que estas poblaciones son diferentes permitirá definir estrategias focalizadas para resolver la problemática cada una”.

Las medidas sugeridas son profundizar la identificación de cada animal con dueño a través de un microchip, prohibir que los perros circulen por la vía pública sin collar o correa y sin una persona que los vigile y “a largo plazo se debe apuntar a que cada persona o familia que quiera adoptar un perro deba tomar cursos de tenencia responsable”. 

Para culminar con la población de perros sueltos en lo urbano y evitar todo tipo de accidentes de tránsito, desde USU se indica que “la campaña de castración tiene problemas de diseño. La mayoría de las castraciones se realizan a través de protectoras animales y estimamos que es un número muy reducido”. 

Con respecto a la superpoblación canina, la organización defiende la construcción de perreras municipales gestionadas por las Intendencias y supervisadas por el Instituto de Bienestar Animal (INBA). 

“Las capturas de los animales los realizarán las Intendencias, bajo la supervisión del INBA, creemos que con un equipo de captura por departamento es suficiente, no solo levantará a los perros sueltos sino que a medida de que pase el tiempo va sensibilizando y obligando a los tenedores a ser cuidadosos con los mismos”, se estimó. 

Para USU, los perros sueltos en el medio rural son diferentes a los anteriores. “No están acostumbrados al contacto con los humanos”, se describe. “Atacan a animales de producción y causan daños económicos y emocionales a familias que ven desbaratadas sus ilusiones”. 

En este sentido, se sugiere generar grupos de trabajo entre el INBA, la Policía, el Ejército y los productores afectados para solucionar la situación. Los cometidos de estos grupos serán capturar perros y cazar animales a través de trampas o su eliminación. 

Más datos:
“Los perros son rehenes de esta situación, no sólo los culpables de lo que está pasando pero debemos velar por el bienestar de los demás animales y prevenir problemas sanitarios productos de la zoonosis”, se concluye en el documento “Estrategia para la tenencia responsable de los perros en Uruguay”, de Un Solo Uruguay. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos