Europa depende de su uso

La superficie terráquea conserva rastro de agrotóxicos

En dos investigaciones diferentes se hallaron restos de plaguicidas incluso en las explotaciones que abandonaron su uso 20 años atrás, según consignó El País de Madrid.

Esta era geológica es considerada por cientos de científicos como el Antropoceno, el período caracterizado por la huella de la acción de las personas. Uno de los factores más estudiados es el uso generalizado de plaguicidas desde hace más de 70 años. 

Es así como dos estudios diferentes hallaron restos de compuestos químicos en tierras sobre las que no se han aplicado agrotóxicos entre 2 a 20 años. 

En la investigación liderada por Violette Geissen, del grupo de Física del Suelo y Gestión de la Tierra de la Universidad de Wageningen de Holanda, se analizaron 340 tierras agrícolas dedicadas principalmente a la producción de frutas y verduras. En estos suelos se hallaron residuos de 5 a 16 plaguicidas en el 70 por ciento de las muestras, incluidas las que ya habían abandonado el uso de estos agrotóxicos. 

Otra investigación es la de Agroquímica Microbiología Ambiental y Conservación de suelos del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS-CSIC), integrada por el investigador Fernando Madrid Diaz, quien considera que es normal que estos hallazgos de residuos por el uso generalizado de plaguicidas y coincide con el estudio en la necesidad de tenerlos en cuenta. 

“Son tóxicos y no son ideales, pero no hay alternativas inmediatas. Se investiga con bioplaguicidas, de origen natural y más biodegradables, y creando ecosistemas que sean favorables al control de las plagas, pero sus efectos a corto plazo no son iguales”, sostuvo en diálogo con El País. 

Por su parte, Geissen sostiene en una publicación realizada para Environmental Pollution que Europa y su sistema de producción agrícola, tanto vegetal como ganadera, consume un promedio de 340.000 a 370.000 toneladas de sustancias activas anualmente. 

“De las 487 sustancias activas aprobadas para su venta en la UE”, de acuerdo con la investigación, “casi la mitad son bioacumulativas (pueden conservarse en los organismos de seres vivos), el 25 por ciento son persistentes en el suelo más de 100 días y el 30 por ciento presenta una alta toxicidad acuática”, indicó la líder de la investigación holandesa. 

Para Madrid Díaz, el aspecto más peligroso del uso de químicos es cuando llega a las aguas ya que ahí es difícil de contener. “Cualquier plaguicida incluye un estudio de biodegradabilidad, que se establece en función del tiempo necesario para causar el efecto buscado, pero esta no es exacta: depende del tipo de suelo (si es arenoso, por ejemplo) o del clima”. 

En la misma línea, Geissen aseguró que la mayoría de los agrotóxicos se aplican durante la temporada de crecimiento de los cultivos, lo que resulta en un pico de residuos en suelos durante este período. “Sin embargo, pueden persistir mucho después de la aplicación y acumularse en el suelo a lo largo de los años”. 

Más datos:
Un estudio publicado en la revista One Earth este mes considera, por el contrario, que esa transformación es posible por “un sistema agroalimentario ecológico, sostenible y respetuoso con la biodiversidad que podría aplicarse en Europa”. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos