Uno de los hogares de Artigas

La Tapera de Melchora Cuenca cerca de Guichón

La historia del prócer de la Patria, José Gervasio Artigas, marca que en el año 1815 contrajo matrimonio con Melchora Cuenca, con quien construyó una vivienda a orillas del río Queguay que resultó ser más lujosa de lo que se estimaba por los relatos y documentos de la época.

Foto: Rotafolio

Según la Real Academia Española (RAE), el término tapera hace referencia a una “habitación ruinosa y abandonada”. Justamente, eso es lo que queda de la vivienda que Melchora Cuenca junto al prócer de la Patria, José Gervasio Artigas, construyeron y habitaron juntos hasta 1819 a orillas del río Queguay.

En este hogar fue donde Cuenca dio a luz a los dos hijos del matrimonio que se había consumado en diciembre de 1815: Santiago, quien nació en 1816, y María, quien vino al mundo tres años más tarde. Ésta unión se produjo luego de que el enlaceentreel jefe de los Orientales y Rosalía Villagrán, su prima, que se había celebrado en diciembre de 1805, fuese anulado a raíz de la demencia que padecía Villagrán, según recoge el sitio web Rotafolio.

El lugar donde se construyó la casa fue elegido estratégicamente, ya que se sitúa a escasos metros del Camino de los Indios, un sendero creado por los primeros pobladores de esta zona del planeta por el que se conectaba “las orillas del océano Atlántico con el centro de América del Sur”. Además, estaba a una distancia cercana del Campamento de Purificación,que se encontrabacercano a la desembocadura del arroyo Hervidero en el río Uruguay, en el que Artigas instaló en mayo de 1815 su Cuartel General.

Con respecto a la edificación en la que Cuenca residió hasta 1846, a través de una investigación arqueológica llevada a cabo en 2011 por un grupo de alumnos de Enseñanza Media de Guichón-liceo, escuela agraria y escuela técnica de la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU)-bajo la dirección del Prof. Álvaro Suanes, trabajo que obtuvo el primer premio en el concurso Jóvenes del Bicentenarioorganizado por elConsejo de Educación Secundaria (CES) y el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), se logró desmitificar que la misma era una vivienda precaria como establecían los relatos y una serie de documentos de la época.

Para esta tarea, los adolescentes contaron con el apoyo de arqueólogos, arquitectos e historiadores que les brindaron una serie de charlas y posteriormente ejecutaron tareas de campo y excavaciones orientados por la Facultad de Ciencias perteneciente a la Universidad de la República (Udelar).

Dentro de los restos hallados por estos adolescentes se encuentran tejas francesas, pisos de cerámica, ladrillos finos importados y madera. Esto demuestra que no era una construcción humilde, sino que contaba con ciertos lujos para lo que era la época y el medio donde se encontraba.

Un aspecto no menor de este estudio es que invitados por el Gobierno de España y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés) dos alumnas (Camila Cabrera y Macarena Dietschi),que fueron electas por sus compañeros,juntoal Prof. Suanes viajaron al otro año a Cádiz a presentar este trabajo en la celebración del bicentenario de la primera Constitución española. En las jornadas festivas participaron alumnos de 17 países iberoamericanos que expusieron sobre diferentes temáticas.

En la actualidad, la Tapera de Melchora Cuenca se encuentra en la zona conocida como Cerro de la Tapera, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Guichón por la ruta 4 “Andrés Artigas”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos