La viruela del mono se extiende por España, Portugal y Reino Unido y aún no se sabe su origen

El contagio seria por contacto con mucosas durante las relaciones sexuales, aunque también se transmite por el aire.

España sumó ayer 23 posibles casos de infección por viruela del mono y la comunidad de Madrid confirmó ocho posibles casos. Los casos de la región madrileña, según los datos aportados hasta ahora, apuntan a que el contagio ha sido por contacto con mucosas durante las relaciones sexuales, aunque también se transmite por el aire. Las personas en estudio evolucionan positivamente y se encuentran aisladas en sus domicilios, aunque se debe mantener una vigilancia estrecha ya que pueden llegar a requerir ingreso hospitalario, señala en diario El Mundo.

La investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) Margarita del Val ha explicado que «durante bastante tiempo ha habido casos infrecuentes en personas, normalmente jóvenes, que tenían ratas como mascotas» en otros países, aunque ahora parece que se puede transmitir por vía sexual, lo que «resulta un problema porque es más difícil de detectar».

La alerta ha saltado días después de que Reino Unido notificara la detección de siete casos en personas de viruela del mono. Las autoridades sanitarias británicas investigan el origen de estas inusuales infecciones de origen animal que se han diagnosticado entre el 6 y el 15 de mayo. Al menos los cuatro últimos casos identificados se han detectado en hombres que se definían como gays o bisexuales , señalan las autoridades británicas, que sospechan que pueda existir transmisión comunitaria del patógeno en este colectivo. También Portugal ha confirmado cinco casos de la enfermedad en Lisboa. Otros dos casos están pendientes de confirmación y se investigan como posibles 15 más. La viruela del mono es una infección vírica inusual. Los casos detectados suelen asociarse a viajes a África Occidental, donde, pese a que se trata de una zoonosis rara, se ha notificado un mayor número de afectados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que quiere esclarecer, con la ayuda del Reino Unido, los casos de viruela del mono. A excepción del primer caso -la persona infectada había viajado recientemente a Nigeria, en África Occidental, donde esta enfermedad vírica es endémica-, los pacientes se infectaron en el Reino Unido, lo que hace temer una transmisión comunitaria. “Estamos viendo transmisiones entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres”, lo cual es “una nueva información que debemos estudiar adecuadamente para comprender mejor la dinámica” del contagio, dijo Ibrahima Socé Fall, director general adjunto de la OMS para intervenciones de emergencia.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, entre 2017 y abril de 2022 en Nigeria se han documentado 558 casos sospechosos, de los cuales se han confirmado 241. Ocho de ellos acabaron con la muerte del paciente. En lo que va de año, se han confirmado 15 casos de la enfermedad (46 sospechosos). «Los especialistas ya estábamos atentos a esta enfermedad porque en los últimos meses ha habido un aumento considerable en el número de casos en África», señala Fernando de la Calle, médico de la Unidad de Enfermedades Infecciosas, Tropicales y del Viajero del Hospital La Paz-Carlos III de Madrid.

Se cree que el principal hospedador del patógeno, que pertenece a la familia de los orthopoxvirus, son los roedores, desde donde pueden pasar a humanos, monos y otros simios. «El contagio a humanos es inusual» y se produce principalmente cuando el ser humano se introduce en entornos salvajes y entra en contacto con animales o carne contaminada, dijo Mar Faraco, de la Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional. Generalmente, estos casos de salto interespecie se autolimitan, ya que el contagio del virus entre personas no es sencillo. Para que se produzca transmisión entre humanos, explica Faraco, tiene que haber un contacto estrecho con la persona infectada, con las mucosas, las lesiones que produce la enfermedad o a través de gotas gruesas de saliva.

El virus es similar al que provocaba la viruela, una enfermedad que se considera erradicada en humanos desde 1980. De hecho, hay evidencias de que las personas vacunadas frente a la viruela tienen cierta protección frente al virus de la viruela de los monos, debido a su parecido. La mayoría de los afectados por la viruela de los monos, señala Faraco, no sufren enfermedad de gravedad y se recuperan en pocas semanas, si bien en algunos casos puede ser grave y dejar secuelas.

Los síntomas iniciales de la enfermedad incluyen fiebre, dolor de cabeza, molestias musculares, inflamación de los nódulos linfáticos, escalofríos y fatiga. Puede aparecer una característica erupción, generalmente en la cara, que puede avanzar a otras partes del cuerpo, incluidos los genitales. Esta erupción pasa por diferentes fases. En un primer momento, las lesiones se parecen a las de la varicela, pero posteriormente se convierten en una costra que se desprende. La enfermedad puede estar activa durante dos o tres semanas y seguir siendo contagiosa hasta que todas las lesiones no estén .

Se han descrito casos en humanos de viruela del mono desde los años 70. Lo llamativo del caso de Reino Unido es que todavía no se ha descrito un enlace, una conexión entre los casos identificados. En 2003 se produjo un brote de la enfermedad en EEUU, con más de 40 afectados. En ese caso se descubrió que el nexo común eran perros de las praderas que se habían criado con roedores infectados que venían de Ghana y que luego fueron vendidos como mascotas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad

Reflexiones: Humanos

La historia de la humanidad está plagada de cambios y transformaciones, de avances, de desarrollos impresionantes.