Larriera en la cuerda floja: quedó bajo la lupa de cara a los clásicos por Copa

El entrenador de Peñarol volvió a estar en duda y su continuidad quedó en manos de los resultados que coseche en los clásicos de la Sudamericana.

El director técnico de Peñarol, Mauricio Larriera, fue nuevamente cuestionado, luego de lo que fue la derrota clásica por 2-0 el domingo en el Gran Parque Central.

Su equipo quedó con 14 unidades de 27 posibles, marcando un muy bajo porcentaje de 52% de los puntos obtenidos en el Torneo Apertura.

Además, lo que lo hace más doloroso, es que su tradicional rival, Nacional, no solo ganó el clásico, sino que también se afianzó como puntero, y extendió la brecha de puntos a 6 por sobre Peñarol, a tan solo 6 fechas para que finalice el campeonato actual.

Sin dudas, esto en otro año perfectamente podría haber sido motivo para la destitución del entrenador, pero, teniendo en cuenta el contexto, a sabiendas de que se viene una especie de revancha, con el mismo rival, y por una copa internacional, la dirigencia le daría una chance de reivindicarse, tanto a él como al resto del equipo.

Y no sería nada nuevo, ya que Larriera ya había sido cuestionado, hace tan sólo un par de meses, cuando Peñarol igualó por 2 a 2 contra Cerro Largo por el partido de Ida del Repechaje para ingresar a la Fase de Grupos de la Copa Sudamericana.

Peñarol terminó clasificando tras ganarle 4 a 1 en el partido de Vuelta en el Estadio Campeón del Siglo. Pero el presidente aurinegro, Ignacio Ruglio, declaró en su momento: «Hablé con Mauricio y le dije que si no clasificaba lo iba a tener que sacar».

Larriera tiene en la cercanía una chance inmejorable para reivindicarse cuando le toque enfrentar a Nacional en busca de la clasificación a los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana.

El gran problema es que este no va a ser un cruce más entre ambos equipos, la trascendencia de encontrarse luego de 22 años en una copa internacional, hace que, sin importar la forma, si el aurinegro la gana, desde lo anímico, ganará mucho más que una clasificación, como también será muy difícil que, en caso de que Peñarol no pueda avanzar, el entrenador conserve su cargo.

Por eso, Mauricio Larriera deberá afrontar este cruce junto a sus dirigidos, como si no hubiese un mañana.

Sin dudas, es una serie que, en caso de ganarla, le podría permitir desligarse de la obligación de ganar el Torneo Apertura y le daría mucha confianza, y mucho tiempo para trabajar de cara al Clausura, como también al enfrentamiento por los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana frente al ganador de Sporting Cristal (Perú) y Arsenal de Sarandí (Argentina).

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna