Las abejas, esenciales para la vida

Estos pequeños seres que tanto se asocian a la producción de la miel cumplen un rol vital en la conservación de la vida en este planeta. Si bien el producto que se obtiene de su trabajo es importante y muy beneficioso (la miel), las abejas cumplen una función estratégica en el engranaje equilibrado del ecosistema. Son las encargadas de llevar a cabo la tarea esencial para conservar la vida de plantas y animales, dicha tarea se denominada la polinización. ¿Qué implica?

Básicamente la polinización es el proceso a través del cual la abeja se encarga de transportar el polen desde los estambres (órganos florales masculinos portadores de sacos polínicos que originan los granos de polen) hasta el estigma ( lado externo de la superficie de las hojas femeninas de la flor, separados del ovario por el estilo) de las flores en las angiospermas, donde germina y fecunda los óvulos de la flor, haciendo posible la producción de semillas y frutos.

El rol del transporte de polen, que en este caso lo cumple la abeja, se denomina «vector», funcionando como intermediario de un proceso biológico primordial. Los vectores pueden ser tanto bióticos, como aves e insectos como abióticos, por ejemplo el agua o el viento. Lo importante aquí radica en el rol que estos seres desempeñan en la reproducción de la vegetación, sin la cual ni animales ni seres humanos podríamos vivir. Las abejas son esenciales para la preservación y continuidad de la vida, nada más ni nada menos.

Actualmente es preocupante la situación con respecto a la existencia y presencia de las abejas ya que desde hace años la cantidad de abejas en el mundo ha disminuido notoriamente alarmando sobre los daños irreparables que esto podría ocasionar.

¿A qué se puede deber esta desaparición? Los expertos en el tema explican que el uso de algunos pesticidas y herbicidas, acompañados de la agricultura industrializada, y el cambio climático han contribuido a la desaparición de las abejas.

Es importante volver a recalcar que estamos hablando de actores básicos en la fecundación y la reproducción de árboles y plantas con flores y frutos, o sea imprescindibles en la producción de nuestros propios alimentos. Por otro lado son las creadoras de varios productos naturales altamente beneficiosos como son la miel, la jalea real y el propóleos con sus propiedades antibacterianas y antisépticas. Hoy más que nunca toca generar consciencia de lo que está ocurriendo dado que es una situación alarmante y que nos involucra a todos los que habitamos el planeta. Son urgentes medidas de cuidado del ambiente, consumo responsable, productos naturales, y reducir la contaminación para cuidar de los ecosistemas, en función de conservar estos vectores.

Con respecto a este tema, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura expresa a través de su Web lo siguiente:

«Las abejas, que están entre las criaturas más laboriosas del planeta, llevan siglos beneficiando a las personas, las plantas y el medio ambiente. Al transportar el polen de una flor a otra, las abejas y otros polinizadores no solo posibilitan la producción de una abundancia de frutas, frutos secos y semillas, sino también más variedad y mejor calidad, contribuyendo así a la seguridad alimentaria y la nutrición.

Algunos polinizadores como las abejas, las aves y los murciélagos inciden en el 35 % de la producción agrícola mundial, elevando la producción de 87 de los principales cultivos alimentarios del mundo, y de muchos medicamentos derivados de las plantas. El 75 % de los cultivos de todo el mundo que producen frutas o semillas para uso humano como alimento dependen, al menos en parte, de los polinizadores.»

Dentro de la Web se detalla lo siguiente con respecto al Día Mundial de las Abejas que se conmemora cada 20 de mayo:

«¿Por qué se celebra el Día Mundial de las Abejas?

La celebración anual del Día Mundial de las Abejas permite sensibilizar acerca del papel esencial que las abejas y otros polinizadores desempeñan en el mantenimiento de la salud de las personas y del planeta, así como sobre los muchos desafíos que afrontan hoy en día. Esta celebración tiene lugar desde 2018, gracias a los esfuerzos del Gobierno de Eslovenia con el apoyo de Apimondia, que dieron lugar a la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas por la que se declaró el 20 de mayo Día Mundial de las Abejas.

La fecha elegida para celebrar el Día Mundial de las Abejas es la del natalicio de Anton Janša, pionero de la apicultura moderna perteneciente a una familia de apicultores de Eslovenia, donde la apicultura es una importante actividad agrícola con una larga tradición.

En la actualidad, el número de abejas, polinizadores y muchos otros insectos está disminuyendo. El Día supone una oportunidad para que todos ?gobiernos, organizaciones, sociedad civil y ciudadanía interesada? promovamos acciones que protejan y ayuden a los polinizadores y sus hábitats, incrementen su abundancia, mantengan su diversidad y apoyen a los apicultores y el desarrollo sostenible del sector apícola. Las abejas y la apicultura desempeñan un papel importante en el medio ambiente y la producción agrícola, en el apoyo a los medios de vida rurales, la creación de empleos rurales dignos y la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición.»

Visite la web de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, y lea esto y más sobre este tema aquí: https://cutt.ly/ZnAkzSg

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Pura Vida