Le contó a una chica que iba a disparar en una escuela primaria

Minutos antes de su asalto mortal en Uvalde, Texas, el agresor, Salvador Ramos, supuestamente envió una serie de escalofriantes mensajes de texto a una chica que conoció en línea, describiendo cómo acababa de dispararle a su abuela e iba a “disparar a una escuela primaria.»Según capturas de pantalla revisadas por la cadena CNN y una entrevista con la adolescente, quien dijo que había estado en contacto con el atacante durante semanas, Ramos se quejó de que su abuela estaba “hablando por teléfono con AT&T sobre mi teléfono”. “Es molesto”, envió en un mensaje de texto.

Seis minutos después, envió un mensaje de texto: “Acabo de dispararle a mi abuela en la cabeza”. Segundos después, dijo: «Voy a disparar a una escuela primaria (ahora mismo)».

La chica de 15 años, que vive en Frankfurt, Alemania, dijo que comenzó a chatear con Ramos en una aplicación de redes sociales el 9 de mayo. Ramos le envió videos de selfies y discutió un plan para visitarla en Europa, según los videos y mensajes de texto.

En un mensaje, le envió una captura de pantalla de un itinerario de vuelo de Google desde la cercana San Antonio. “Iré pronto”, escribió. Ella dijo que Ramos le dijo que recibió un paquete de municiones y que las balas se expandirían cuando golpearan a alguien.

En algún momento, le preguntó qué planeaba hacer. «Es una sorpresa y solo esperar” le constestó.

El martes, Ramos la llamó y le dijo que la amaba. Luego, unos cinco minutos después, le envió un mensaje de texto diciéndole que le había disparado a su abuela.

La chica, cuya madre dio permiso para que la entrevistaran, dijo que hablaba a diario por FaceTime con Ramos. Ella dijo que también se comunicó con él a través de una aplicación social de transmisión en vivo llamada Yubo y jugó con él en una aplicación de juegos llamada Plato. En sus conversaciones, dijo que él le preguntó sobre su vida en Alemania. “Parecía feliz y cómodo hablando conmigo”, manifestó a la vez que él le dijo que pasaba mucho tiempo solo en casa. Sin embargo, hubo otros mensajes de texto que la alarmaron. En un caso, dijo, él le dijo que “arrojaba gatos muertos a las casas de la gente”. “Cada vez que hablaba con él”, dijo, “nunca tenía planes con sus amigos”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo