Los camarones hacen más ruido por el aumento de temperaturas

En un océano que se calienta, los camarones mordedores podrían ser como el canario que avisaba de que algo iba mal en las antiguas minas de carbón.

La investigación publicada por científicos de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) en Frontiers in Marine Science confirmó sus observaciones anteriores de que el aumento de las temperaturas aumenta el sonido de los camarones mordedores, un pequeño crustáceo que se encuentra en ambientes marinos costeros templados y tropicales de todo el mundo. En el primer estudio de este tipo, los ecologistas marinos del WHOI Ashlee Lillis y T. Aran Mooney establecieron una relación clara entre el aumento de las temperaturas y la frecuencia y el volumen del sonido emitido por dos especies de camarones mordedores, con implicaciones para la navegación submarina y la comunicación tanto para humanos como para animales.

Los continuos chasquidos producidos por los camarones, que evocan el sonido del tocino chisporroteando, son tan fuertes y cubren un rango acústico tan amplio que interfiere con el sonar de barcos y los buscadores de peces. Las investigaciones muestran que las ballenas y los delfines pueden depender del sonido de los camarones para orientarse a lo largo de la costa, y diversos paisajes sonoros ayudan a atraer peces, mariscos y larvas de coral a los sitios de asentamiento apropiados.

«Estos camarones son los productores de sonido más omnipresentes en el océano, y ahora tenemos evidencia de que la temperatura tiene un gran impacto en su comportamiento y el paisaje sonoro en general», dijo Lillis, investigadora invitada de WHOI y científica principal de Sound Ocean Science. «Eso es relevante para todo, desde las ballenas migratorias hasta las larvas que intentan usar el paisaje sonoro, o los humanos que usan el mar con fines extractivos o militares».

Lillis analizó grabaciones de camarones mordedores de un arrecife de ostras frente a la costa de Carolina del Norte y encontró un aumento de 1 a 2 decibelios, así como un aumento del 15 al 60 por ciento en la frecuencia de chasquidos, por cada grado Celsius de aumento de la temperatura. Poniendo a prueba en un entorno de laboratorio controlado, Lillis descubrió que la frecuencia de los chasquidos se duplicó con temperaturas del agua entre 68F (20C) y 86F (30C), con algunas diferencias según la temporada o el grupo social de los camarones.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.