Un reconocimiento a su labor

Los free shop pasaron a ser operadores turísticos del MINTUR

El ministro de Turismo, Germán Cardoso, firmó la resolución ministerial para que los free shop sean operadores turísticos. Desde la Cámara de Empresarios de Free Shop del Uruguay se ve este hecho como un gran reconocimiento a toda su labor en un sector que ha crecido en el último tiempo.

Los free shop han tenido un creciente desarrollo en Uruguay, y se convirtieron en uno de los segmentos del mercado turístico de mayor crecimiento, alcance y atractivo en los diferentes destinos. 

El ministro de Turismo, Germán Cardoso, resolvió la creación de un registro voluntario de la modalidad free shop, que funcionará en la órbita de la División Contralor de Operadores Turísticos del Ministerio de Turismo (Mintur). Se estableció que en este registro se inscribirán bajo declaración jurada, las personas físicas o jurídicas que realicen dichas actividades. 

Para conocer todos los detalles acerca de este gran cambio para el sector de free shop, LA REPÚBLICA entrevistó al secretario General de la Cámara de Empresarios de Free Shops del Uruguay, Carlos Loaiza.

¿Cómo fue el proceso y qué actividades realizaron para que el Ministerio de Turismo los reconociera como operadores turísticos?

Las acciones se introdujeron en el marco del diálogo permanente que la Cámara de Free Shops del Uruguay mantiene con el gobierno desde hace años, y en particular con la mesa de diálogo con las autoridades actuales a raíz de la crisis del Covid-19 y su impacto en el sector.

Dentro de esas conversaciones, se expresó una vez más nuestro interés en ser reconocidos como operadores turísticos, y se presentó una carta específica solicitándolo, donde se aducía las razones que entendemos justificaban con creces desde hace mucho tiempo dicha inclusión.

La Cámara se ha encargado, desde el 2011, de hacer informes económicos y mandarlos al Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) y el más reciente al economista Ignacio Munyo el año pasado, en los que se da cuenta del enorme impacto del sector para el desarrollo de las zonas de frontera, que contribuyen en forma decidida a la creación de miles de puestos de trabajo y fomentan el turismo de compras, que luego puede, a su vez, convertirse en turismo cultural y de naturaleza si se aprovecha adecuadamente la circulación y flujo de personas por el ecosistema turístico.

¿Por qué es importante para ustedes este reconocimiento?

Además del estatus simbólico, a nuestros ojos supone el aprovechamiento de condiciones específicas que pueden ser aprovechados por los operadores turísticos, como por ejemplo en materia de préstamos y en las normas recientes que introdujeron ciertos alivios fiscales, concretamente en aportes a la seguridad social.

¿Qué beneficios y desafíos les trae esta nueva denominación?

Los beneficios son los que mencionaba, aunque pueden imaginarse otros en el mundo post pandémico, ya que este sector de la economía sin dudas atravesará una lenta y difícil recuperación. El desafío precisamente pasará por una supuesta recuperación que seguramente sea lenta, y que va depender de la apertura de fronteras y en especial del turismo brasileño y en menor medida del argentino, ambos países muy afectados por el Covid-19. 

A raíz de este anuncio, ¿qué estimaciones hacen acerca del futuro del turismo de compras? ¿Tendrá un alza o se mantendrá igual?

Confiamos en que vuelva y en seguir con su desarrollo. En estos primeros meses luego de la reapertura ya se ha podido ver una mejoría. Pero reitero, consideramos que será un proceso largo y delicado, por la situación crítica de los países de origen del turismo de compra de los free shops, que tienen altos contagios y una evolución muy lenta de la vacunación. 

¿Sienten que son un sector que puede mover la aguja en los lugares que se encuentran ubicados?

Como indicaba antes, en los informes económicos que encomendamos se ha medido ese impacto en forma empírica ya que empleamos a no menos de 4.000 empleos directos y cerca de 10.000 indirectos. En algunos departamentos llegamos hasta el 30 por ciento del empleo directo, que es un empleo mejor remunerado que la media del comercio. Además se llega a personas con menor formación a las que se capacita con miras a largo plazo, predominantemente jefas de hogar que evitan emigrar a la capital.

En términos de aportes a las arcas públicas, otro tanto, con cerca del 10 por ciento de la recaudación total de Aduanas en los mejores años, y del 10 por ciento de la recaudación de la Dirección General Impositiva (DGI) en los departamentos de frontera.

¿Crees que los free shop han tenido un aumento de relevancia en este último año?

El reconocimiento del sistema y su aporte a la economía y sociedad uruguayas ha crecido desde hace años, y la Cámara ha contribuido en lo que estuvo a su alcance a ese proceso, sin perjuicio de que es innegable que el año de la pandemia los Free Shops tuvieron notoriedad, en parte por malas prácticas de algunos negocios de frontera, que no eran en su mayoría Free Shops, por la relevancia de la frontera para el avance de la pandemia y en particular por la presencia de la variante P1.

La crisis fue también una oportunidad para explicar la relevancia del sector a autoridades y opinión pública, y eso quedó evidenciado en esta medida de incorporación al registro de Operadores Turísticos y en otras muy relevantes que dispuso el gobierno y de las que estamos profundamente agradecidos. 

¿Se piensa abrir algún otro free shop en alguna otra parte del país?

El régimen ya está regulado y las ciudades donde pueden operar son las actuales. Nada excluye que el sistema cambie y se perfeccione. Es más, estamos involucrados en ese proceso, imprescindible a nuestros ojos y los de las autoridades ante la instalación de free shops en el lado brasileño, que ya es un hecho.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos