Los mensajes en la Rendición de Cuentas: menos que lo perdido y con alguna mala noticia

Con lo recortado a la educación solo en estos dos años se podrían transformar unas 100 escuelas a tiempo completo.

Rendición de Cuentas

Cada año el parlamento recibe la Rendición de Cuentas del Poder Ejecutivo donde se explica en que se invirtió el año anterior y se corrigen aquellos aspectos que no fueron previstos en el presupuesto a los efectos de implementar nuevas acciones con recursos a partir de enero de 2023.

En el caso de la Anep tiene posibilidad de presentar un mensaje propio y es lo que acontece en esta instancia.

Esta rendición de cuentas permite mirar el final del período y las noticias no son buenas, la educación y las infancias pierden sistemáticamente. 

Repasemos que el año pasado el INAU devolvió más de 35 millones de dólares, la Anep unos 20 millones de dólares, la Universidad va perdiendo unos 39 millones de dólares en lo que va del período y no se le asignan recursos en esta rendición de cuentas.

Es un documento importante ya que representa a texto expreso la visión del Herrerismo en materia de políticas públicas y da cuenta de que algunos grandes anuncios fueron solo eso, anuncios.

Unas cuentas que no dan cuenta de lo anunciado

El mensaje del Poder Ejecutivo.

El mensaje del Ministerio de Economía asigna aproximadamente unos 30 millones de dólares para la Anep, además de traer una descripción de acciones que no se condice con la realidad que viven los centros educativos.

Contiene una exoneración a determinados padrones rurales para el pago del Impuesto de Primaria con lo cual se debilita la recaudación sin explicar los montos de recaudación que serán afectados.

Con respecto a lo salarial, incorpora lo que hay en la negociación, en todo caso es solamente para cubrir que funcionarios y docentes puedan recuperar al final del gobierno lo que ganaban en 2019.

El mensaje de la ANEP

El mensaje de solicitud presupuestal es para el 2023 de unos 49 millones de dólares. Son 29 millones más que lo que asigna el MEF y que el parlamento deberá buscar de donde distribuir para alcanzar la diferencia. Recordemos que el parlamento no puede aumentar el gasto pero sí puede reasignar las partidas incluidas en el mensaje del Poder Ejecutivo.

Entre los aspectos que se incluyen en la solicitud están los que tienen que ver con instrumentar el concurso para pasaje de grado de los docentes de educación media. Esto hace años se hace en primaria y se ha discontinuado en el actual gobierno. También se solicitan recursos para fortalecer equipos de dirección, solucionar inequidades salariales, auxiliares de servicio, nuevas obras, entre otros temas que parecen necesarios. Más allá de que algunas orientaciones no son del todo claras a priori si dan cuenta de las necesidades del sistema educativo y de inequidades que se deben resolver presupuestalmente.

Es importante reconocer cuando aparecen propuestas que dan cuenta de las necesidades de la educación y más allá de lo general parecen muy sensatas, más aún, luego del fenomenal recorte que sufrió nuestra educación. 

La extensión del tiempo pedagógico

Uno de los consensos que existen en la sociedad respecto a la educación refiere a la necesidad de extender el tiempo pedagógico en jardines, escuelas y centros de educación media. Aquí aparece una de las novedades de la Rendición de cuentas.

La administración solicita recursos para financiar una propuesta que permita contratar con terceros la extensión de ese tiempo pedagógico.

No es novedad que las escuelas y centros de media se relacionen con las organizaciones de sus comunidades y en las cuales participan sus estudiantes. Existen coordinaciones, acuerdos de funcionamiento, seguimiento de situaciones particulares con Clubes de niños, Centros Juveniles, Clubes deportivos, Iglesias, Ong de la más diversa índole que intervienen en las mismas comunidades. La novedad es que en este cambio lo que se plantea es que no sea la escuela la que se encargue de la extensión del tiempo sino otros actores.

Este cambio tiene varias complejidades, comentamos brevemente algunas de ellas a título de adelanto.

La primera complejidad, es que confunde tiempo pedagógico con tiempo cronológico, no es lo mismo el transcurrir de la jornada de la construcción de espacios de aprendizaje pertinentes y de calidad, funciones bastante específicas de las instituciones educativas y no de otras. 

La segunda complejidad refiere a los traslados de los niños y las responsabilidades de los docentes ni como se supervisará esa maraña de actores e instituciones, entre otras dimensiones que la propuesta no incorpora en la rendición de cuentas. 

La tercera complejidad refiere a las razones del cambio de modalidad que no son explicitadas. Las evaluaciones disponibles no indican estos cambios, es más las mismas indican lo contrario. Otra de las posibles razones es el espacio necesario para extender el tiempo pedagógico y allí la administración recibió unos 50 jardines nuevos del período anterior que liberaron sillas en las escuelas donde esos niños estaban cursando inicial (son unos 7500 a 10000 cupos), tampoco parece ser este el motivo.

A la hora de observar los montos solicitados y la cantidad de niños que abarcaría lo se puede suponer es que el cambio propuesto tiene el propósito de buscar opciones más baratas, ni más pertinentes, ni más adecuadas, más baratas. Se pasa de unos 40 mil pesos por la extensión del tiempo pedagógico por niño a unos 10 mil pesos.

A todas vistas una propuesta difusa, sin base en evidencia y que empobrece las propuestas de la educación pública. 

Con lo recortado a la educación solo en estos dos años se podrían transformar unas 100 escuelas a tiempo completo.

Las autoridades en el parlamento.

La semana pasada las autoridades concurrieron a la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda a explicar su mensaje.

No se respondieron varias preguntas formuladas por los legisladores o se respondieron con poca consistencia. Las mismas tienen que ver con algunas luces amarillas que se están observando en la educación.

La caída en la matrícula de mil estudiantes en tres años, es decir la cantidad de niñas y niños que asisten, no recibió una respuesta consistente. 

Lo mismo sucedió con la caída en 3500 estudiantes de bachillerato que no fue explicada.

Con respecto a los fondos anunciados para Primera Infancia el año pasado, unos 50 millones de dólares, ni la Anep ni el Inau recibieron un peso de este anuncio,

En síntesis nos enfrentamos a una propuesta que no recupera todo lo que se recortó, que tiene algunas acciones pertinentes y razonables, aunque insuficientes, y que incorpora cambios que no tienen mayor fundamento que continuar ahorrando en nuestras infancias. El parlamento tiene la palabra.

Pablo Caggiani

Maestro, directivo de Ineed y exconsejero del CEIP

Deja una respuesta

Your email address will not be published.