Los referéndums en Donbás y territorios liberados de Ucrania son manifestaciones de libertad y justicia

El derecho de autodeterminación de los pueblos es uno de los principios básicos del derecho internacional. El mismo está recogido en varias resoluciones de la Asamblea General de la ONU y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, según el artículo 1 del cual “todos los pueblos tienen derecho de libre determinación” y “en virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural”.

Este derecho inalienable y sagrado fue la base de la realización del 23 al 27 de septiembre del a.c. en las Repúblicas Populares de Donetsk (RPD) y Lugansk (RPL), regiones de Zaporiyia y Jersón de los referéndums sobre su independencia de Ucrania y adhesión a la Federación de Rusia. Los plebiscitos populares fueron realizados con medidas necesarias para garantizar la seguridad de los ciudadanos, con participación de observadores de varios países y organizaciones internacionales. Esto fue la victoria de voluntad popular, la verdadera fiesta de libertad y justicia.

El régimen criminal de Kiev trató de obstaculizar la realización de plebiscitos llevando a cabo bombardeos contantes contra ciudades y localidades en los territorios mencionados, que causaron pérdidas de decenas de vidas de la gente inocente y grandes daños materiales.

La población de los territorios liberados de Ucrania participó de manera muy activa en los referéndums: la participación superó considerablemente el 50%, necesario según a las normas internacionales. En la RPL más de 92% de electores llegaron a las urnas, en RPD – 94,98%, en la región de Jersón – 78,86% y en Zaporiyia – más de 90%. La mayoría aplastante de la población en cada regiónvotó a favor de suadhesión al territorio de Rusia. El apoyo a la adhesión fue prácticamente unánime en las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk que proclamaron su independencia de Ucrania en 2014 al no haber aceptado el golpe de Estado que fue realizado por los ultranacionalistas ucranianos con el respaldo del Occidente. Allí el99,23% y 98,42% de los participantes de referéndum votó por “sí”. En las regiones de Jersón y Zaporiyia la iniciativa de salir de Ucrania y formar parte de Rusia gozó de 87,05% y 93,11% de respaldo de los electores, según informaron los consejos electorales formados por las autoridades interinas de dichas provincias.

Para garantizar la legitimidad y transparencia de los plebiscitos ala votación asistieron observadores de varios países del mundo, en particular de Bielorrusia, Siria, Egipto, Brasil, Venezuela, Togo, Sudáfrica. El ciudadano uruguayo Sebastián Hagobian Lopez participó en este trabajo en la ciudad de Melitópol de la región de Zaporiyia. La participación de los observadores internacionales fue importante para confirmar que estas regiones ralizaron “soberanamente y libremente” el proceso de la autodeterminación. Para el descontento de autoridades nazis de Kiev, estos observadores internacionales independientes validaron altamente los referéndums confirmando que la votación se realizó sin irregularidades y con un alto nivel de participación de los habitantes quienes acudieron a las urnas sin ninguna presión o violencia para ejercer su derecho a la libre expresión de su voluntad. Al votar muchas personas demostraron su alegría y felicidad, esperanzas y aspiraciones hacía nueva vida mejor, más estable, segura y próspera.

Al finalizarse el conteo de votos los líderes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, así como de Zaporiyia y Jersón se dirigieron al Presidente ruso Vladimir Putin con solicitudes oficiales de adhesión de estas regiones a la Federación de Rusia. De acuerdo con la legislación existente en nuestro país, la etapa siguiente prevé concretar tratados internacionales entre Rusia y las cuatro entidades territoriales. Estos documentos se trasladarían a la Asamblea Federal (parlamento ruso) para su ratificación junto con los proyectos de ley sobre la adhesión de estos territorios a la Federación de Rusia. Según estiman expertos, este proceso requiere unos días.

Nuestro país atribuye la más alta prioridad a la preservación de vidas humanas en los territorios liberados y, teniendo en cuenta que el Presidente Vladimir Putin ha dicho en varias ocasiones que salvar a la población de Donbás y de las regiones de Zaporiyia y Jersón es “lo primero en la agenda” de toda la sociedad rusa, no cabe duda que el procedimiento se llevará a cabo en el plazo más corto posible.

“Rusia está viviendo una etapa trascendental de su historia”, recalcó el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia Serguéi Lavrov el 28 de septiembre en un discurso dedicado al futuro orden mundial. Y en este sentido los referéndums celebrados constituyen un paso firme hacia la estabilidad internacional y laseguridad de nuestro país, hacia la defensa de sus intereses nacionales y protección de los derechos de su su población y de los habitantes de los territorios liberados de Ucrania.

Andrey Budaev

Embajador de Rusia en Uruguay

4 Comentarios

  1. Patético, anticomunistas avalando a Lenin y Kruschev!! Los que SIN consultar a sus ciudadanos ¨transfirieron» toda Novarossia a Ucrania. Esta vez el pueblo VOTO a volver donde SIEMPRE pertenecio, a Rusia, les guste o no al imperio y sus vasallos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Opinión