Causas y tipos

Los Tics se producen varias veces al día o de forma esporádica

Los tics son frecuentes en muchas personas y algunos lo hacen varias veces al día sin darse cuenta. La mayoría son benignos y desaparecen antes de un año. Hay algunos que aparecen como consecuencia de enfermedades degenerativas que implican trastornos del movimiento.

Los tics son movimientos involuntarios que suelen aparecer en la niñez y muchas veces alarman a los padres. Responden a una disfunción neurobiológica, pero sus cambios de forma, frecuencia e intensidad pueden relacionarse con el medio ambiente y el contexto donde se desencadenan.

La mayoría de los tics son benignos, transitorios y desaparecen antes de un año. Otros son crónicos y se mantienen en edad adulta, pero al margen de las molestias que pueden conllevar, con frecuencia son inofensivos. Todos ellos pueden manifestarse varias veces al día o más espaciadamente.

Hay otro tipo de tics que se cronifican y cambian su localización anatómica, la frecuencia, la complejidad, el tipo y la intensidad con que aparecen. Son casos graves, aunque minoritarios, que podrían interferir en la vida familiar, escolar y social. Estos requerirán atención médica especializada porque pueden asociarse a trastornos como el obsesivo compulsivo (TOC) y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), entre otros.

La complejidad de esas alteraciones se puede relacionar con un síndrome de Tourette, que su sintomatología implica la coexistencia de al menos dos tics motores y uno fónico, que son cambiantes a lo largo del tiempo.

La principal preocupación de los padres cuando un hijo tiene por primera vez un tic es saber si podrá curarse. No hay tratamientos que saquen definitivamente los tics, ni siquiera los más benignos, pero a medida que aumenta el conocimiento de las alteraciones neuroquímicas y neurofisiológicas que provocan se estudian nuevas terapias farmacológicas y no farmacológicas. Esas son útiles para suavizar la sintomatología, pero no son curativas, sino más bien paliativos.

¿CUÁL ES LA CAUSA DE LOS TICS?

Aunque se conozcan los mecanismos cerebrales que intervienen en los tics no se sabe muy bien por qué suceden los denominados primarios, que son los que aparecen sin causa aparente, generalmente en la infancia, como los que se producen en el Síndrome de Tourette.

Sin embargo, hay otros tics cuyo origen sí se conoce porque aparecen como consecuencia de enfermedades degenerativas que implican trastornos del movimiento. También pueden surgir en la ingestión de tóxicos y drogas, por la administración de ciertos medicamentos, a causa de infecciones graves que provocan encefalitis viral, por alteraciones del desarrollo (síndrome de Down, síndrome del x frágil, encefalopatía), por una miscelánea que abarca los traumatismos craneoencefálicos y los Trastornos del Espectro Autista (TEA).

TIPOS DE TICS MOTORES Y FÓNICOS

Los tics pueden agruparse según sus características clínicas. Hay tics motores, que se definen como “movimientos breves, repetitivos, bruscos, involuntarios y estereotipados”, y tics fónicos o vocales, “que producen sonidos o ruidos aislados sin ningún significado lingüístico”. Ambos pueden ser tics simples o complejos, según el número de músculos que impliquen.

Los tics motores simples son movimientos que afectan a ojos, nariz, lengua, cara con muecas, boca, cuello, hombros, manos o brazos, piernas, pies o dedo hallux, abdomen, tronco o pelvis.

MÁS DATOS:
Los simples complejos se producen al tocar a otras personas, palpar, tirar, morder, girar sobre un pie, saltar, patear, oler objetos, tocarse la nariz, escupir, entre tantas otras acciones.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos