Lula podría ganar las elecciones en primera vuelta: está a 20 puntos de Bolsonaro

Última encuesta mostraba al expresidente brasileño con 47 % de las intenciones de voto frente al 28 % que obtendría el líder ultraderechista.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva mantiene una amplia ventaja de unos 20 puntos sobre el actual mandatario, Jair Bolsonaro, que le permitiría ganar las elecciones del 2 de octubre en la primera vuelta, según un sondeo. La encuesta, que fue elaborada por el Instituto Datafolha, otorga al candidato del Partido de los Trabajadores (PT) un 47 % de las intenciones de voto frente al 28 % que obtendría el líder ultraderechista.

De esta forma, la ventaja del exgobernante progresista (2003-2010) sigue prácticamente estable y se sitúa ahora en 19 puntos frente a los 21 del anterior sondeo de mayo, que entonces dio a Lula un 48 % y un 27 % a Bolsonaro.

Sin embargo, si se excluye el 7 % de los votos en blanco y nulos apuntados por Datafolha y que la Justicia Electoral no tiene en cuenta para el cómputo final, Lula ganaría en la primera vuelta de los comicios con un 53 % de los sufragios frente al 32 % de Bolsonaro, consolidando el escenario anticipado en mayo pasado. El sondeo, que tiene un margen de error de 2 puntos, reafirma, por otro lado, la fuerte polarización entre Lula y Bolsonaro, pues ningún otro candidato se acerca a los dos máximos favoritos. En tercer lugar aparece el líder laborista Ciro Gomes, con un 8 % de los apoyos (7 % en mayo), y por detrás se sitúan una serie de candidatos de centro-derecha que se mueven entre el 1 % y el 2 %, entre ellos la senadora Simone Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB). El sondeo fue realizado entre el miércoles y este jueves a partir de 2.556 entrevistas presenciales en 181 ciudades del país.

Por otra parte Bolsonaro se ha sumado a una nueva polémica ya que ha criticado el aborto que la Justicia brasileña finalmente ha autorizado para una niña de once años que fue violada ya que según dijo «no importa como fue gestado o si le ampara o no la ley».

Bolsonaro ha puesto de relieve que el feto ya contaba con 29 semanas, por lo que «es inadmisible hablar de quitarle la vida a ese ser indefenso», sin embargo, la niña de once años violada no fue consciente del embarazo hasta la semana 22. Después de que los medios de comunicación se hicieran eco de su mensaje de Twitter, Bolsonaro les ha acusado de intentar hacer creer está en connivencia con lo ocurrido, destacando que lo que le importa es el sufrimiento de la menor.

«Porque veo el sufrimiento de las víctimas y la cobardía de los violadores siempre he luchado por penas más duras para este delito, incluida la castración química (…). Para nosotros, tanto la de 11 años como la de 7 meses son vidas que hay que preservar (…) arrebatar una vida inocente (…) no cura las heridas ni hace justicia», ha valorado Bolsonaro en una serie de mensajes coronados con la fotografía de un bebe de casi siete meses. El miércoles, la menor logró finalmente someterse a un aborto en un hospital de Santa Catarina, después de que en mayo el mismo centro le solicitara a la familia una autorización judicial tal y como marcan los protocolos del Ministerio de Salud cuando el embarazo ha superado las 20 semanas.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.