Lula – Bolsonaro: Tenso debate con acusaciones varias

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, calificó como "el rey de la fake news" al mandatario Jair Bolsonaro, quien defendió su rol en la pandemia de coronavirus y dijo que la historia le dará la razón en combatir las cuarentenas, durante el primer debate cara a cara rumbo a la segunda vuelta presidencial.

En un intercambio en el que no faltaron las chicanas, Bolsonaro defendió la continuidad del programa social Auxilio Brasil, mientras que Lula propuso aumentar el mínimo no imponible de los asalariados en el marco de una reforma tributaria.
Al inicio del debate Bolsonaro reivindicó el programa Auxilio Brasil, creado bajo su gobierno el año pasado para reemplazar la reconocida Bolsa Familia de Lula, que es recibida por los hogares de menores recursos. El pago medio del Auxilio Brasil se incrementó temporalmente de 400 a 600 reales en agosto, y Bolsonaro argumentó que, pese a ese gasto extraordinario, gobernará «con responsabilidad».
A su turno, Lula dijo que su partido ya demostró que es posible tener capacidad de inversión siempre y cuando «haya planificación y el dinero se ponga en el lugar correcto». Lula preguntó dos veces cuántas universidades y escuelas técnicas había construido Bolsonaro durante su gestión, a lo que Bolsonaro respondió que, con los establecimientos cerrados por pandemia, «no era apropiado abrir nuevas universidades».
En otro tramo del debate, Lula dijo que Bolsonaro retrasó la compra de vacunas y se burló de la pandemia. El candidato del PT dijo que el presidente «jugó con la pandemia y la muerte», citando videos en los que Bolsonaro desestima el efecto de la enfermedad e imita a personas con dificultades para respirar. El mandatario aseguró haber estado en contra del protocolo del exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, quien durante su gestión resaltó la importancia del aislamiento social en la lucha contra la enfermedad.
«La historia mostrará quién tiene la razón», dijo un desafiante Bolsonaro, quien criticó a la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) que señaló sospechas de corrupción durante su gobierno en la compra de vacunas. Lula cuestionó a Bolsonaro por el retraso en la compra de inmunizantes, algo que lo volvió «responsable de la muerte de al menos 400 mil brasileños». En respuesta, Bolsonaro dijo que Brasil empezó a vacunar a partir de 2021 y argumentó, aunque ni las cifras oficiales lo respaldan, que fue uno de los países «que más vacunaron en el mundo y en menor tiempo».

Deja una respuesta

Your email address will not be published.