Mahía: «El gobierno está obligado ahora a hacer algo que no estaba en su agenda»

Para el vicepresidente del Frente Amplio, José Carlos Mahía, "el pueblo uruguayo marcó límite con esto" en referencia a las firmas alcanzadas contra los 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración.

¿Qué representa haber alcanzado el objetivo de las firmas?

Primeramente representa una alegría, sobre todo por el esfuerzo. Hubo mucho esfuerzo de parte de la militancia a lo largo y ancho del país. A mí me tocó estar en el interior profundo, el interior de Canelones. Me tocó estar en varios lugares y esto fue hecho a pulmón, derrotando el blindaje, derrotando la falta de tiempo, en medio de una pandemia que limitó a la acción política, creo que es una gran lección del pueblo uruguayo. Estas cosas nos marcan siempre camino, nos marcó en esta oportunidad, se llevó adelante una especie de rebelión, este es un cambio profundo del futuro inmediato de este período de gobierno.

El gobierno está obligado a salir a defender estos artículos, ¿usted qué cree?

Esta situación lleva al gobierno a hacer algo que no quiso hacer de pique. Esta Ley de Urgente Consideración se aprobó en medio de una pandemia, con un debate nulo con la sociedad y en el momento que los uruguayos estaban absolutamente asustados por el impacto que venía teniendo en el mundo, durante los primeros meses de la pandemia en materia de salud.

El gobierno está obligado ahora a hacer algo que no estaba en su agenda. Pero existe otra cosa más importante, es que el pueblo uruguayo marcó límite con esto, no quiere que cosas tan importantes, cosas que se trataron en la Ley de Urgente Consideración y se aprobaron se hagan así, prácticamente de espalda y a toda velocidad, por lo tanto ahora se genera un nuevo tiempo.

El Frente Amplio venía de una dura derrota electoral, al embarcarse en esta empresa que fue la recolección de firmas, podía sufrir otra derrota. En ese sentido, ¿no fue como jugarse la última bala de plata?

Fue una decisión política la que hizo el Frente Amplio, que también tiene otros componentes, por ejemplo; recomponer un camino con actores y aliados estratégicos del movimiento social. Yo tuve la sensación cuando el balotaje, en esa oportunidad, fue la gente quien nos llevó en andas durante las últimas semanas para lograr el objetivo.

Por lo tanto también existe una visión estratégica de la izquierda en su conjunto con esto. Pero sobre todo, hay una apuesta a la democracia, al debate democrático, eso es el mensaje más profundo, una apuesta que el pueblo uruguayo siempre quiere, en casos en los que le va su futuro, efectivamente decidir, y decidir es lo que va a pasar ahora, va a ser el pueblo uruguayo quien decida.

¿Qué estrategias se dilucidan en el horizonte para la siguiente etapa?

Ahora la principal estrategia es dar el debate a nivel público que fue negado hasta ahora. En segundo lugar, hacer un trabajo territorial a lo largo y ancho del país con argumentos, razones y fundamentos hacia la sociedad en su conjunto, en esta etapa que viene, nosotros nos vamos a dirigir no ya a los 800 mil que firmaron para hacer posible la instancia de Referéndum, sino a la sociedad uruguaya en su conjunto y por lo tanto hay que poner fundamentos y razones para conversar con la gente.

¿Cuál es el rol que le asigna a la militancia?

Tuvo un papel muy importante a lo largo y ancho del país. Yo tengo palabras de agradecimiento hacia la militancia. La militancia de la izquierda política y social fue la que hizo posible llegar a todos lados, y tiene un componente ético muy importante, porque acá no fue una disputa de poder y de partidos.

Acá fue una disputa de ciudadanos jóvenes, hombres mayores, mujeres, que se volcaron a las calles a dar una pelea, una batalla en condiciones totalmente adversas. Uno tiene que reconocer el valor de esas cosas, y ser muy agradecido, no perderé jamás la humildad de saber lo que pesa y lo que puede un pueblo organizado.

Los pasos a seguir por parte de la Corte Electoral…

Una vez entregadas las firmas recabadas por parte de las distintas organizaciones sociales, Frente Amplio y PIT-CNT ahora viene un lapso de espera. Desde hoy se comienza a realizar la enumeración y conteo de que las hojas presentadas por la Comisión Pro Referéndum coincidan con las entregadas.

Inicialmente la Corte Electoral tiene un plazo de 150 días hábiles para llevar adelante el peritaje de las firmas y las huellas. No obstante en caso que lo crea pertinente, la Corte puede solicitar un plazo. En el caso de que la verificación dé lugar al referéndum la Corte Electoral abrirá una ventana de 120 días para hacer el llamado correspondiente.

1 Comentario

  1. Los FAntasmas son básicamente hipócritas: confiesan que si no se llegaba a las firmas sería una nueva «derrota»? Cómo? Están en contienda electoral o en una simple consulta popular? Es obvio que no se trata de la LUC, pues están en contra ahora de muchos artículos que votaron. Todo es un cálculo y una estrategia partidaria disfrazada de consulta democrática. Típico del bunker pensante de los leninistas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.