/

Marcelo Abdala: En 2021 aumentó la persecución sindical y se tensó el diálogo con el gobierno

A casi dos meses de ocupar la presidencia del Pit-Cnt, Marcelo Abdala dialogó con Diario La R sobre los últimos acontecimientos represivos del año que reafirman la importancia del referéndum que tendrá lugar en marzo del año que viene.

Marcelo Abdala, presidente del Pit-Cnt / Foto: Vanni Gonzo

En febrero, la central discutirá un programa que propondrá una visión unificada en cuanto a las acciones a futuro, así como las estrategias sindicales que tendrán lugar el próximo 27 de marzo, cuando se realice el referéndum por la derogación de 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC). 

Tras ocupar el cargo como presidente de la central, ¿cuál es el balance que realiza de este último año?

Fue un año complejo y rico. Iniciamos con una pandemia que fue decayendo, en el cuadro de una campaña de vacunación con respecto a 2020, por lo menos tenemos la percepción que la actividad económica y laboral fue superior. Nos encontramos en contrapartida con un movimiento sindical sumamente movilizado, con un 1° de mayo que se adaptó al objetivo de no aglomerarse. El movimiento sindical estuvo casa por casa, cuadra por cuadra, vecino por vecino, convenciendo al pueblo de un gran paro general el 17 de junio. El resultado fueron las 800 mil firmas para alcanzar la victoria de la Ley de Urgente Consideración, con el congreso del Pit-Cnt que fue de debate fermental pero que, al mismo tiempo, fue de unidad. 

¿Qué opina respecto al aumento de conflictividad y de casos de persecución sindical?

Viene desarrollándose de determinadas élites, toda una campaña anti sindical. Creemos que el movimiento obrero es un actor central en la vida democrática del país que actúa en la calidad de vida de las grandes mayorías, y que día a día construye democracia. Sin embargo, existen prédicas que intentan desnaturalizar su verdadera razón de ser. 

En estas prédicas ¿se podría concebir también los casos de represión policial contra el Sindicato Único del Transporte de Carga y Ramas Afines (Sutcra) y el caso de los trabajadores de Copsa?

Sí, eso deriva del articulado de la LUC. Pero tiene que ver con un sumario a docentes en San José con sanciones que no tienen que ver con su quehacer educativo. Con los trabajadores de secundaria existe una gran intención de injerencia del directorio, tienen que ver con convenios colectivos que aseguran que las patronales solo pagarán sueldos retroactivos de personal que no desarrolló huelga. Tiene que ver con la estigmatización de un gremio por hacer una movilización pacífica. Hay una prédica que de alguna manera nos retrotrae a discursos viejos y reaccionarios. 

En el caso del operativo policial contra los trabajadores del Sutcra en el puerto, según informó la diaria, la fiscal no había dado orden de reprimir. ¿Qué considera al respecto? ¿Han hablado con el sindicato policial?

Nosotros lo dijimos ya públicamente, la fiscal encomendó a la fuerza pública el libre ejercicio a la movilización pacífica y la libre circulación. Eso fue traducido por una orden del Ministerio del Interior de desalojar a las personas que estuvieran sentadas en la calle. En ese cuadro, conversamos con el ministro y tratamos de descomprimir la situación para que no haya una salida violenta. 

¿Cuál fue la respuesta del ministro del Interior?

Antes de que llegáramos hubo un hecho de separación de las personas que estaban sentadas y la colocación de esposas a algunos dirigentes sindicales, que desde que nosotros asistimos al lugar nos referimos al jefe del operativo y solicitamos que las fuerzas policiales se colocaran a tres metros de los manifestantes, para que pudiéramos conversar y hacer una asamblea en otro lugar. Le pedimos al jefe del operativo que le quitara las esposas a los dirigentes. Desde que llegamos de la Mesa Representativa del Pit-Cnt al lugar pudimos descomprimir. En ese sentido, el sindicato policial fue sumamente colaborativo con nosotros. 

¿Se constataron lesiones en los manifestantes?

No que a mi me conste. Había un trabajador que me dijo que le costaba mover el dedo, le dije que fuera a la mutualista que le correspondiera pero no he tenido retorno al respecto. 

En cuanto a la persecución sindical en la enseñanza, ¿hubo diálogo con el Poder Ejecutivo?

Sí, podríamos decir que el Ministerio de Trabajo mantuvo una postura con las orejas más sensibles. Pero hay autoridades muy trogloditas en otras instituciones, no descartamos desde el Pit-Cnt denunciar los casos a la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 

Al considerar que existen tres agrupaciones políticas diferentes, con respecto a la organización interna de la central, ¿qué tipo de estrategias se están tomando?

Mucho de dirección colectiva y responsabilidad individual. En febrero escribimos un programa de trabajo cuyos objetivos centrales fueron fijados en la Mesa Representativa anterior. Apuntamos al trabajo de calidad, a la victoria en la derogación de 135 artículos de la LUC, defender la seguridad social, defender la negociación colectiva y mejorar la vida democrática en la vida en general y en el sindicato. Saldremos con un programa para poder estar a tiro con las soluciones que nos pide el contexto actual. A su vez, tal cual establecimos en el último Congreso del Pit-Cnt, tendremos un año defensivo, pero habrá otro congreso del pueblo para establecer unos tres o cuatro ejes y un programa más claro para el campo popular. 

Usted mencionó en una entrevista anterior con el suplemento 8 Horas que el movimiento sindical se tenía que volver más propositivo.

Mucha acción, muy pegado a los trabajadores y estableciendo un programa.

¿Cómo se lograría una unidad sindical entre las tres organizaciones políticas que componen la central para alcanzar la victoria por el Sí en el referéndum?

Soy un convencido de que la heterogeneidad de los gremios en la central y su diversidad en orientaciones no van en desmedro de la unidad. Mientras no se vaya en contra de la democracia obrera y las resoluciones se adopten, todos están obligados a tomar las prácticas del Pit-Cnt. Por tanto, la unidad es principalmente unidad de acción, programa y de visión del punto de vista emancipatorio. 

En cuanto a lo pospositivo, ¿qué lineamientos van a ser incorporados en este programa?

Tienen que haber transformaciones no solo en la distribución del ingreso sino de la riqueza y apuntar a la diversificación de la matriz económica por una más sofisticada y diversificada en el Uruguay. Todo va en un camino y un cuadro de profundización de la democracia. 

¿Cuál es la estrategia de la central en cuanto al referéndum?

Desparramarse por todo el país. Debemos retomar, pero de manera ampliada, el proceso con el que conseguimos las 800 mil firmas. Estamos hablando de los cientos de miles de militantes que han ido puerta por puerta para hablar con el vecino, en los lugares de mayor concentración de gente. Necesitamos buscar la clase, conversar con la gente y votar la anulación de la LUC. 

En ese sentido, ¿cómo prevé que sea tratado el movimiento sindical en esta campaña tras los casos de persecución y represión sindical?

Es cierto que antes de la LUC ya se había aprobado una normativa que no permitía realizar piquetes en lugares que deberían dejar libre circulación. Pero cuando nosotros salimos a buscar firmas, tenemos que concebir que todo el articulado de la LUC es un programa de gobierno, y transpira por todos los poros de la normativa de cuidar más al más poderoso que al más débil. Al eliminar, por ejemplo, espacios de participación democrática, al cambiar el sentido laboral uruguayo que en caso de dudas el Estado debía posicionarse a favor de la clase trabajadora, pero aquí lo que ocurre es al revés. El problema no es solo el marco jurídico, sino los impactos que esto tiene en la vida cotidiana. Nos ha pasado que en movilizaciones ya previstas con toda la información con el Ministerio del Interior, a veces caía algún funcionario que pese a que se hayan cumplido por parte de los manifestantes todos los protocolos, pedían que se levantara la movilización. El problema no es solo la normativa, sino la señal que se da con ella. 

¿Y la incorporación de balines de goma en manifestaciones como en la de los trabajadores de Copsa?

Eso fue un despropósito e innecesario. Nuestros compañeros ya estaban descomprimiendo la manifestación cuando comenzaron a reprimir. Le dijimos al ministro que eso era un disparate. 

¿Cuál fue la respuesta del ministro?

Se llegó a cierto compromiso de conversar antes de reprimir, para encontrar formas de descomprimir previas a las salidas represivas. En el caso de los camioneros se desarrolló, pero no desde la cartera al MI, sino desde la Mesa Representativa del Pit-Cnt a la cartera, porque quienes apostaron por el diálogo fuimos nosotros. 

¿Hay un buen diálogo con el gobierno?

Diálogo hay, pero también existen muchas discrepancias. 

¿Estos episodios de represión policial llegaron a tensar el vínculo con el MI?

Sí, con las autoridades del MI pudimos conversar efectivamente. 

¿Las relaciones se tensaron?

Evidentemente cuando intervenimos ya había un operativo policial en marcha. Estaría bueno hablar antes. 

En las manifestaciones masivas convocadas por la central estuvieron presentes minorías como la de los trabajadores rurales, en el último Congreso hubo un aumento de congresistas mujeres. ¿Hay una renovación en las bases sindicales?

Ahí hubo un esfuerzo encabezado por nuestro departamento de Desarrollo Productivo, no solo con trabajadores rurales sino con productores pequeños. En especial, porque al tener una visión más propositiva del sector productivo del país, logramos promover con sectores que no suelen aparecer en el escenario y planteamos una respuesta. 

¿Cómo se elaborará el programa?

Hay un documento que ya se envió a todas las direcciones de la central. Con todas las respuestas se hará una síntesis y la Mesa Representativa lo publicará a principios de febrero. 

¿El programa de febrero también definiría la campañaEsas conclusiones también será que habrá un mes para la aplicación de la campaña por el Sí?

Sí, claro. 

Se apunta a un rol mucho más activo de las bases.

Sí, de los plenarios departamentales, de la mesa de Montevideo, de los frentes de trabajo y con todos los sindicatos involucrados. Apostamos a la comunicación cara a cara y que no quede una manzana sin cubrir. 

Eso requerirá formación de las dirigencias intermedias.

Sí, pero las personas ya están bastante al tanto de una ley que tiene esa pérdida de calidad democrática con respecto a las tradiciones del país. 

¿Diría que el Poder Ejecutivo gobierna como si fuera una Agencia de Comunicación?

Tiene mecanismos de comunicación muy estudiados y sofisticados. 

6 Comentarios

  1. FRENTEAMPLISTA: YO SE QUE LA INTELIGENCIA NO ES TU FUERTE, NOSOTROS ESTAMOS DISPUESTOS A AYUDARTE: POBRE ABDALA, LE DIJERON QUE TEN ÍA QUE TRABAJAR, CASI DE MUERE !! QUÈ ES ESO ?? PREGUNTO !! ADEMAS MIENTRAS SIGAS VOTANDO A LOS «GATOS DE IGLESIA» MIRANDA Y MICHELINI, AL TRAPERA OLESKER, AL «PACHORRA» SANCHEZ, LA HELADERA OLIVERA, EL «LICENCIADO» RAULITO, LA CACATUA VILLAR, EL PILDORITA CARRERAS, EL CARANCHO NUÑEZ, EL «GRASA» VERGARA, EL «CUTRE» ANDRADE Y EL ·CONEJO NEGRO» PEREIRA (EX PIT-CNT), VAN A SEGUIR PERDIENDO LAS ELECCIONES.

  2. La gran persecución sindical en este país es la que hacen los sindicalistas con la gente que quiere ir a trabajar… siempre lo han hecho y permanece impune. Ni contar el bullying a que someten a la gente en la fabrica solo por pensar diferente…están en la edad de piedra estos lacras extremistas. Para reclamar sus derechos están primeros pero no respetan los derechos nadie mas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sindicales