MGAP alerta ante intoxicación del ganado por “hongo de los Eucaliptus”

El MGAP, emitió una alerta por el El “hongo de los eucaliptus”. El mismo crece en otoño y causa la mortalidad en un "38% a bovinos y 49% en ovinos". Los meses de abril, mayo y junio son los de mayor mortalidad para el ganado por la ingesta del hongo

MGAP

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), emitió una alerta por el crecimiento del «hongo de los eucaliptus». El mismo informa la cartera produce una enfermedad denominada «Bocopa». Es altamente «tóxica» causada por el hongo «Ramaria (Clavaria) flavo-brunnescens» o conocido como el «Hongo de los Eucaliptus».

La intoxicación afecta al ganado tanto ovino como bovino, se informó desde la cartera. En tanto que desde la División de Sanidad Animal de la Dirección General de los Servicios Ganaderos, se encuentran «monitoreando» y visitando predios de productores, ante la ocurrencia de casos por «intoxicación en ganado por ingesta».

La enfermedad es de alta «morbi-mortalidad y afecta principalmente bovinos y ovinos». Pero además también puede causar daños en los organismos de los «cerdos domésticos, jabalíes y equinos». El «BOCOPA» tiene lugar «cada otoño» en todo el territorio nacional, desde que «fuera primeramente descripta por técnicos de DILAVE/MGAP en 1957».

Síntomas en los animales informa el MGAP

Una vez que son injeridos por los animales, pueden causar diversos síntomas y malestares. En algunos casos causa babeo excesivo del animal, al igual que el desprendimiento de pezuñas, cascos, o la caída del pelo. Además, afecta terminales nerviosas, causa convulsiones y hemorragias en la «cámara anterior de ojos». La letalidad del alcanza «al 38% en bovinos y 49% en ovinos», según datos históricos de DILAVE/MGAP. El BOCOPA es una enfermedad emergente en Uruguay, dado que el número de brotes aumenta año a año en paralelo al crecimiento de la forestación y los sistemas silvopastoriles, se indica desde el MGAP.

El desarrollo del hongo

El mismo prolifera con más fuerza en la presente estación otoñal, y también crece con más fuerza cuando está antecedido por veranos secos. Al tiempo que durante los meses de abril, mayo y junio, es cuando más prolifera, causando su pico de mortalidad en los animales mencionados, o generando daños en las terminales nerviosas.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.