ECOLOGÍA

Mil millones de personas, en riesgo por calor si se superan los 2°C

Sobrepasar los límites del Acuerdo de París pondría en peligro a más de mil millones de personas en todo el mundo. Ninguna región del planeta se podría esconder del estrés por calor y todo apunta, según otros informes, que el mundo se precipita a un incremento de temperatura medio situado entre 2,4°C y 2,7°C

El aumento de las temperaturas es uno de los principales indicadores de la gravedad del cambio climático, a pesar de que los incrementos puedan parecer minúsculos.

Según las nuevas cifras del Servicio Meteorológico Nacional del Reino Unido (Met Office), si la temperatura media mundial sobrepasará la barrera de los dos grados Celsius, el estrés por calor extremo (una combinación potencialmente fatal de calor y escasez de humedad que se da a partir de 32°C) podría aumentar casi 15 veces.

Esto significa que la cantidad de personas que viven en áreas afectadas por el estrés por calor extremo aumentaría de las actuales 68 millones de personas a alrededor de mil millones. Un aumento de 4°C podría hacer que casi la mitad de la población mundial viva en áreas potencialmente afectadas.

“Por encima de los 32°C las personas se definen como de riesgo extremo. Los miembros vulnerables de la población y aquellos que realizan trabajos físicos al aire libre tienen un mayor riesgo de sufrir efectos adversos para la salud”, detalla Andy Hartley, Director de Impactos Climáticos en la Met Office.

“Actualmente, la métrica se cumple en varios lugares, como partes de la India, pero nuestro análisis muestra que con un aumento de 4°C el riesgo de calor extremo podría afectar a personas en grandes extensiones de la mayoría de los continentes del mundo”, añade el experto.

Estos hallazgos se obtienen como parte de una serie de mapas que muestran las regiones afectadas por cinco efectos diferentes del cambio climático a 2 grados Celsius y 4 grados Celsius. Los otros son: inundaciones de ríos, riesgo de incendio forestal, sequía e inseguridad alimentaria.

“Este nuevo análisis combinado muestra la urgencia de limitar el calentamiento global a muy por debajo de 2°C. Cuanto mayor es el nivel de calentamiento, más severo y generalizaron los riesgos para la vida de las personas, pero aún es posible evitar estos riesgos más altos si actuamos ahora”, Richard Betts, quien dirigió el proyecto de los mapas.

En este sentido, un estudio publicado en la vigesimosexta Conferencia de las Partes (COP26) advierte que, a pesar de las promesas de reducción de carbono por parte de los gobiernos en la cumbre, la temperatura media global superará los 2,4°C para fines de este siglo. Esto no solo supera el límite de los expertos de la Met Office, sino también la última barrera impuesta en el Acuerdo de París, aunque está 0,3°C por debajo del incremento establecido por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

En un documento elaborado por Alok Sharma, presidente de la COP26, en el que se reafirma el objetivo global a largo plazo de mantener el aumento de la temperatura media por debajo de los 2ºC sobre niveles preindustriales y a esforzarse para limitarlo a 1,5ºC”.

Asimismo, Alok Sharma lamenta tomar nota de que aún no se ha cumplido el objetivo de los países desarrollados de movilizar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020″ y enfatiza la necesidad de que haya un “apoyo significativamente superior” que vaya más allá de esa cantidad para la financiación climática.

En el documento también reconoce que “las necesidades de adaptación seguirán aumentando con la severidad del impacto de las temperaturas crecientes”, y por lo tanto “enfatiza la urgencia de incrementar la acción y el apoyo para aumentar la capacidad adaptativa, reforzar la resiliencia y reducir la vulnerabilidad” de los países en desarrollo.

En esa línea, muestra su “preocupación” porque la actual provisión de fondos para la adaptación sea “insuficiente”, e insta a los países ricos a aumentar “urgentemente” los fondos destinados a ella.

Respecto a las medidas para mitigar el cambio climático, la presidencia tan solo “invita” a los países a considerar nuevas oportunidades para reducir emisiones, aunque los “insta a acelerar el fin del carbón y de los subsidios a los combustibles fósiles“.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Pura Vida