Mujer que asesinó, quemó y trozó a su mamá fue condenada a 13,5 años de prisión

La homicida le quitó la vida a su progenitora porque ésta iba a vender la casa en la que vivía.

La Justicia dictó condena contra una mujer que asesinó a su madre, la desmembró y la incineró para deshacerse de sus restos.

El crimen ocurrió en mayo de 2021. La víctima se llamaba Rebeca Hersztain y tenía 75 años. La señora no vivía en Uruguay, pero se encontraba en el país de visita desde el 27 de abril.

Madre e hija no se veían desde hace más de 20 años. Sin embargo, la septuagenaria visitó Uruguay para vender el inmueble donde vivía y tenía un negocio de venta su hija, ubicada en Pocitos.

Las investigaciones del caso iniciaron luego de que el sábado 22 de mayo la policía recibiera el aviso de parte de la familia de Hesztain de que no sabían nada de ella desde hacía algunos días.

Según indicó los detectives de la Zona Operacional I de la Policía analizaron las cámaras de seguridad y se percataron que Rebeca ingresó un día a la casa de su hija, pero no salió de ella nunca.

Desde el 24 la policía mantuvo constante vigilancia sobre la residencia, la cual allanaron en distintas ocasiones con perros rastreadores. Sin embargo, no obtuvieron ningún resultado.

La confesión

No obstante, finalmente la hija de la víctima compareció ante la Fiscalía y dijo que su madre murió de un golpe en la cabeza.

Según la declaración de la hija, su madre y ella estaban en el apartamento rentado por la mayor de las mujeres en el Centro cuando discutieron por el tema de la venta de la casa. Producto de la discusión, la septuagenaria se cayó y recibió un fuerte golpe en la cabeza que acabó con su vida.

Posteriormente, al no saber qué hacer, la mujer decidió sacar a rastras el cuerpo de su madre y, con la ayuda de una persona una situación de calle, lo subió a un taxi y lo llevó hasta la casa en Pocitos. Una vez allí, subieron el cuerpo de la víctima a un bañera en la terraza y allí lo incineró.

Luego, la mujer de 43 años puso los restos de la víctima en bolsas y los arrojó en un contenedor de basura. No obstante, una de las bolas quedó en manos de una de las clientas del negocio, quien denunció lo hecho a la Policía.

La condena

Luego de varias veces de prórroga a instancia de la defensa de la asesina, la Justicia finalmente dictó sentencia en el caso. Por un delito de homicidio especialmente agravado la mujer recibió condena a 13 años y medio de prisión.

La Fiscalía solicitó, en primera instancia, 19 años de prisión por los agravantes de parentesco y premeditación. No obstante. La defensa presentó como atenuante que la mujer no tenía antecedentes penales, que confesó el hecho y colaboró con la Justicia.

2 Comentarios

    • Precisamente, primero leí 135 años y pensé : no puede ser algo así en este país, nunca hemos sido tan anormales como para creer en ese tipo de «justicia» de condenas absurdas que solamente tienen la finalidad de alimentar la mentalidad retrógrada e inhumana de fomentar la ley de la selva. En nuestro país el máximo son 30 años, incluso para los criminales de lesa humanidad que algunos quieren mandar a su casa.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Policial