Nancy Pelosi abandona Taiwán y finaliza una de las visitas más tensas de los últimos años

El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, advirtió que "quien ofenda a China será castigado".

Pelosi

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, ha abandonado este miércoles Taiwán tras una polémica visita que ha sido duramente condenada por le Gobierno chino y que ha durado menos de 24 horas.

En la que ha sido la primera visita en 25 años de un presidente de la Cámara Baja estadounidense, Pelosi ha garantizado a las autoridades taiwanesas que Estados Unidos «no abandonará» a la isla a medida que China prepara una serie de ejercicios militares a partir de este jueves cerca del territorio. Pelosi se dirige ahora a Corea del Sur en el marco de su gira por Asia, que la llevó previamente a Singapur y Malasia, según informaciones de la cadena de televisión CNN. Pekín, por su parte, ha insistido en que la decisión de visitar Taiwán tendrá «repercusiones severas sobre las relaciones ente las partes».

China considera Taiwán una provincia más bajo su soberanía y ha amenazado con unificar todo el territorio mediante la fuerza en caso de que sea necesario. Sin embargo, las amenazas del gigante asiático no han detenido a la política demócrata, de 82 años, que ha visitado Taipéi junto a una delegación parlamentaria.

«Estamos orgullosos de esta duradera amistad. Ahora, más que nunca, la solidaridad de Estados Unidos con Taiwán es crucial y ese es el mensaje que traemos hoy», ha aseverado Pelosi. «Nunca los abandonaremos», le dijo Pelosi a la presidenta Tsai Ing-wen luego de visitar el Parlamento taiwanés y reunirse con activistas de derechos humanos para finalmente viajar a Corea del Sur en la continuidad de su gira por Asia. Estados Unidos «no abandonará a Taiwán», una isla que supone un «ejemplo» para el mundo, dijo la representante estadounidense en su encuentro con Tsai, quien a su vez condecoró a la visitante con la Orden de las Nubes Propicias por su «apoyo» al territorio y le agradeció sus «acciones concretas de apoyo en un momento crítico».

«El mundo enfrenta hoy una elección entre la democracia y la autocracia. La determinación de Estados Unidos de preservar la democracia, aquí en Taiwán y alrededor del mundo, se mantiene incontrovertible», manifestó Pelosi a la presidenta. 

Respuesta china a la «farsa»

El profundo malestar de Beijing por la visita de Pelosi se puso nuevamente de manifiesto tanto en palabras como en hechos y estuvo un día más acompañada por sanciones comerciales mientras prosigue el amplio despliegue militar en todo el Estrecho de Taiwán. El ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, tachó la visita de «completa farsa» y advirtió que «quien ofenda a China será castigado», mientras la portavoz de ese departamento Hua Chunying advirtió de que las medidas de su país serán «contundentes y efectivas». Si el martes Beijing prohibía la importación de cientos de productos alimenticios y agrícolas de Taiwán alegando que violaban «regulaciones importantes» sobre registro de empresas, 24 horas después le tocó el turno a los cítricos, los brotes de bambú congelados y dos tipos de pescado procedentes de ese territorio, que fueron vetados por la Administración de Aduanas del gigante asiático. El ministerio de Comercio también proscribió las exportaciones a Taiwán de arena de la China continental.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo