“No hay ninguna integración a la vuelta de la esquina” dijo Mujica durante un encuentro de la Celac

El ex presidente dijo que "los pueblos en las calles no hablan de integración”.

El expresidente José Mujica dijo que la institucionalización de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) “es un camino muy largo”, al igual que la idea de fortalecer el poder específico de la región. Mujica, cerró ayer un panel de discusión en el marco del seminario “Unidad en la diversidad, América Latina y el Caribe, el futuro de la integración”, organizado por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) en Buenos Aires.

“No hay ninguna integración a la vuelta de la esquina”, comenzó el expresidente uruguayo, y explicó que “no podemos dar lo que no tenemos, y los pueblos en las calles no hablan de integración”. Mujica, que había almorzado con el Presidente Alberto Fernández al mediodía, afirmó que “esta es una batalla larga, y todos los partidos tienen que bajar y hablar con la gente de este tema, porque así como estamos no significamos nada en el concierto mundial”.

Dijo que muchos hablan de integración, pero nadie se toma el trabajo de conversar con el “pueblo, las masas, las columnas obreras” sobre este tema.

Pidió institucionalizar la Celac, pero dijo que esta debe crear mecanismos flexibles para “salir y volver”, porque hay que recordar “que los gobiernos son de corto plazo” y que por más sueños de integración que tengan, terminan absorbidos en las necesidades locales, mientras que “lo estratégico, de largo plazo, va quedando de lado”. Mujica consideró que esto no va en contra de la independencia de los países, sino que “es por la independencia” y “es una causa de ser o no ser”, y apuntó: “Si nos atomizamos (…) lo único que vamos a hacer es pulverizarnos”.

Solicitó ser “ser abiertos. Hay que construir institucionalidad, sí, pero recordemos que los gobiernos son de corto plazo”. Sorprendió en parte al auditorio al afirmar que “esta no es una cuestión de derecha ni de izquierda, sino de ser o no ser”. Y pareció referirse a las peleas en el Mercosur cuando dijo que “la mayor rentabilidad (de los de afuera) es cuando nos peleamos entre nosotros a ver quien se baja más los pantalones en la búsqueda de inversiones”. 

“Es hora que asumamos la realidad y nos demos cuenta de que tenemos muchos recursos, pero tenemos una gigantesca deuda social. Echándole la culpa a otro no vamos a arreglar nada”, afirmó.

1 Comentario

  1. CUANDO ESTE MUGRIENTO fue presidente. tampoco pensaba en integración… solo en mamarse en las embajadas, en andar con chancletas las patas sucias y las u ñ a s largas «como esperanza de pobre» además dando consejos como «EL VIEJO VIZCACHA» BUENO PARA NADA…. VERGONZOSO PARA EL URUGUAY

Deja una respuesta

Your email address will not be published.