Obispos franceses inauguran un Tribunal Penal Canónico para juzgar abusos sexuales

Una delegación episcopal viajará al Vaticano para tratar diferentes denuncias.

El presidente de la Conferencia Episcopal francesa, Eric de Moulins-Beaufort, ha anunciado que en diciembre entrará en funcionamiento el Tribunal Penal Canónico Nacional, una instancia judicial que seguirá tanto los casos de abusos sexuales, como los delitos financieros en la Iglesia con el objetivo de «restablecer la confianza» de los fieles porque el camino para «curar la ira y las preocupaciones será largo».

«Sabemos que el camino para curar la ira y las preocupaciones será largo. Nos atrevemos a creer que vale la pena y les aseguramos que estamos comprometidos con ello», ha asegurado en su discurso de clausura de la 90ª Asamblea Plenaria de los obispos franceses en Lourdes. «Constatamos con humildad que la actuación de algunos de nuestros hermanos, sacerdotes y obispos, y el modo en el que han sido tratados por nuestra estructura eclesial en Francia e incluso por la Santa Sede, causan tristeza, incomprensión y disgusto, e impiden a muchos de vosotros saborear la alegría pura y rejuvenecedora del Evangelio de Cristo», ha agregado.

El Tribunal Penal Canónico Nacional empezará a funcionar justo un año después de la publicación del informe Sauvé que destapó decenas de abusos sexuales perpetrados por miembros de la Iglesia católica francesa durante 70 años.

Moulins-Beaufort ha anunciado también la creación de un Consejo de Seguimiento que se encargará de la gestión de la crisis cuando un obispo haya sido involucrado en algún caso de abuso sexual y ha advertido de que «ni la ordenación ni los honores protegen de cometer faltas». Además, ha explicado que una delegación episcopal viajará al Vaticano para tratar con el Papa el caso del exobispo Michel Santier, condenado por el Vaticano en el 2021 por abusos espirituales con fines sexuales, y del arzobispo emérito de Burdeos, el cardenal Jean-Pierre Ricard, que admitió este lunes haber tenido una conducta «reprobable» con una menor hace 35 años, cuando era párroco.

Moulins-Beaufort reveló también este lunes que hay en total once obispos que están siendo investigados ante la justicia canónica y civil. En una rueda de prensa en Lourdes, donde los 120 obispos franceses se reunieron desde el pasado 3 de noviembre para celebrar la Asamblea Plenaria de otoño, aseguró que son seis los obispos en funciones que han sido «implicados» por la justicia civil y canónica en casos de abusos sexuales. «Hay otros dos que ya no están en funciones que están siendo investigados por la justicia de nuestro país a raíz de una denuncia de un obispo y de un procedimiento canónico; un tercero ha sido denunciado ante la Fiscalía, a la que no se ha dado respuesta hasta ahora, y ha recibido medidas de la Santa Sede para limitar su ministerio», agregó sin precisar sus nombres ya que las investigaciones siguen en curso.

A estos nueve, se suma el caso del ya mencionado cardenal Jean-Pierre Ricard, que fue presidente de la Conferencia Episcopal Francesa de 2001 a 2007, y que confesó públicamente que se había comportado de una manera «reprobable» con una menor de 14 años, hace 35, cuando era párroco. Tras la confesión, la fiscalía de Marsella ha abierto una investigación preliminar sobre los hechos. El último caso de la lista es el del exobispo Michel Santier, condenado por el Vaticano en el 2021 por abusos espirituales con fines sexuales cometidos en la década de 1990, aunque cuando dimitió aseguró que lo hacía por razones de salud y no fue desmentido.

El Papa envió una carta al episcopado francés firmada por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, en la que pedía «con la mirada puesta en la cruz de Cristo», no desanimarse ante estas pruebas y garantizar una absoluta cercanía a las víctimas de los abusos, así como a quienes están molestos y enfadados por los escándalos. En el avión de regreso de su viaje a Baréin, el Pontífice aseguró ante los periodistas que dentro de la Iglesia se está «trabajando con todo lo posible» para contrarrestar este drama, aunque lamentó que «hay gente dentro de la Iglesia que todavía no lo ve claro, no lo comparte…». «La voluntad de la Iglesia es aclararlo todo», concluyó.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo