Ocupaciones estudiantiles: Muchos derechos violentados

La discusión sobre las relaciones entre el Estado y los ciudadanos, en lo educativo es un espacio en tensión entre la libertad de los ciudadanos y la función del Estado para que los ciudadanos alcancen su derecho a la educación. En tiempos de inestabilidad y cambio, y de incremento de las escalas de las demandas, se expanden los conflictos de intereses yque derivan en un incremento de la regulación para garantizar los derechos individuales y colectivos y dar estabilidad a la sociedad. Las leyes son el instrumento que establece elcontrato básico entre los ciudadanos para organizar su vida en sociedad. Son un acuerdo de convivencia colectiva, e instrumento para proteger a los ciudadanos frente a los despotismos, y por ello se constituye en el eje de la vida social en democracia, alestablecer los ejes de la preservación de las libertades individuales. Sin duda son acuerdos colectivos, legitimados,para organizar el Estado y que ceden libertades individuales en pro de garantizar el desarrollo colectivo. Es el marco que establece los límites de las libertades individuales y la cesión de algunas libertades individuales al Estado, en tanto representante, o delegado, de los intereses colectivosgenerales cuando éstos no pueden ser defendidos o protegidos en forma individual por las personas. 

El fin último de las Constituciones y las leyes esgarantizar las libertades de los individuos y por ello se establecieron los ejes del ejercicio del poder de los gobiernos y los Estados. Ello se estructura mediante el establecimiento de los límites de las libertades individuales, y la existencia de una fiscalización y control del funcionamiento de la sociedad que permite la convivencia y las libertades de todos. Es claro que la libertad individual en sociedades democráticas tiene límites, y que ellos están donde el accionar individual limita la libertad de los otros. Ello impone el eje de la regulación, pero al tiempo, también el Estado, tiene límites, para poder garantizar el ejercicio de las libertades individuales. La función principal de las Constituciones y las leyes es garantizar un equilibrio entre los actores, entre sus derechos, pero donde el objetivo es garantizar el mejor ejercicio de la libertad individual entre los propios ciudadanos en el mismo acto en que éstos transfieren funciones al Estado para garantizar igualdad de los derechos y control de los límites. Las transferencias de poder al Estado tienen como finalidad que se puedan ejercer a cabalidad las mayores libertades individuales sin afectar a las otras personas, y estableciendo las garantías respectivas para que el Estado –y con ello los gobiernos y jerarcas de turno- no se constituyan en un actor propio con sus propios intereses por encima de los ciudadanos. Ellos no pueden ejercer roles y funciones de exceso y de aprovechamiento olimiten las libertades establecidas para las personas. Se establece incluso que las personas, en el ejercicio de sus derechos particulares pero como actores del Estado, no alteren las libertades y derechos de los otros ciudadanos. ¿ Qué sentido tendrían las leyes sino se cumplen o si se cumplen en función del interés individual del actor a quien la sociedad le dio el carácter de funcionario para realizar la tarea de cumplir las leyes ?.

Esta es una dinámica de transferencia de roles y de limitaciones y contrapesos, cuya función es garantizar el mejor ejercicio de la libertad individual, solo en tanto las pérdidas de libertades sean al mismo tiempo ganancias colectivas y por ende también individuales. La delimitación de roles no es entonces para perder libertades, sino para poder ejercerlas a través de la protección y la garantía del propio Estado. El equilibrio de poderes al interior del propio Estado, entre lo judicial, lo ejecutivo y lo legislativo, es establecer que el Estado sólo puede hacer lo que le está claramente permitido, en tanto que al ciudadano se le permite realizar todo lo que no está limitado, son complementos de esa base de la Constituciones liberales que se han desarrollado en el mundo.Tal concepción sentó las bases de los derechos humanos que se enfocaban en las formas de ejercicio de las libertades individuales y en el establecimiento de los límites al accionar del Estado, en tanto, toda acción del Estado, siempre implica una limitación a las libertades individuales.En lo educativo, el eje de estas Constituciones ha sido el derecho de aprender y el derecho a enseñar, el derecho de la diversidad y el derecho a la libertad de escoger de los ciudadanos. 

Con la evolución social, el Estado, para contribuir al desarrollo de las libertades de las personas, agregó nuevas funciones sociales, prestando servicios que las personas no se podían dotar meramente a través del ejercicio de sus libertades. Para ello se dotó de una burocracia para ejercer estas funciones, gracias a la redistribución de recursos compulsiva, y cuyo rol, es para garantizar mejor el ejercicio de las libertades individuales. Ella no debe tener un fin propio, sino el de cumplir los roles del Estado como prestador de servicios que los ciudadanos no pueden ejercer. En lo educativo, ello requiere una clara delimitación entre el ejercicio de la libertad de educarse, de elegir y de enseñar. Los derechos de la burocracia, están ajustados a los controles que el derecho establece al Estado, como ámbito de velar la protección de los derechos individuales.

La regulación de la ocupación de los centros educativos, tanto públicos como privados, está en el centro de las tensiones políticas en estos días, en tanto las ocupaciones violan el derecho de las personas a realizar su derecho educativo. Pero también se está violando otros derechos fundamentales, cuando una parte de la burocracia no protege los derechos de los ciudadanos, ya que amparándose en una autonomía, que es un derecho acotado, de hecho contribuye a violar los derechos individuales que se han establecido por las Leyes y que deben ser protegidos y amarados por todos. Nadie puede estar por encima de la Ley es la base de la democracia y la convivencia pacífica. Pero incluso además, aun suponiendo que sean las mayorías de estudiantes y docentes que quieran ocupar, se violan los derechos de minorías – y por ende colectivos sociales – los cuales se han constituido en los ejes de los nuevos derechos sociales. En este momento de ocupaciones de la UDELAR de sus instalaciones por grupos de docentes y de estudiantes, es claro que se violan derechos individuales de los que quieren entrar, que son derechos de minorías, y también de grupos colectivos con sus propios derechos. La burocracia y sin duda las autoridades, al fin de cuentas son funcionarios que cobran salarios por funciones públicas, y que no permiten con su accionar ejercer el derecho del Estado de velar por la libertad de los ciudadanos que las leyes de regulación de las ocupaciones y los servicios públicos imponen. Es claro que no creen que la educación sea un bien público. E inclusive, que el derecho de los que quieren estudiar, es menos importante que otros derechos de minorías que en estos días se expresaron. Y que también tienen derechos. 

Eco. Claudio Rama

Dr. ED; Dr. DER; Post. Dr

3 Comentarios

  1. Respeto mucho las opiniones de Rama, pero en este caso me permito un matiz: es verdad que nos regimos dentro de una estructura JURÍDICA que vela por el equilibrio de intereses entre distintos actores, sean públicos o privados. Pero también es verdad que el USO de dicha estructura es muchas veces utilizado por grupos cuyo interés es mantener un «statu quo» que, en ocasiones, NO COINCIDE con otros intereses de la sociedad. EN ESE SENTIDO (y siguiendo a Foucault) en ciertas ocasiones cruciales (por ejemplo, ante una Rendición de Cuentas), el «jugar al filo del reglamento» como es una ocupación se transforma en un acto de RESISTENCIA o de lucha, para no dejarse pasar por arriba. Es un terreno vidrioso, sin duda, pero a veces es necesario para parar ciertos atropellos.

  2. Las FFAA han demostado a lo largo de la historia una notable eficacia para desalojar fábricas y liceos o disolver maifestaciones de estudiantes. Son los mismos que ni se animan a entrar a los barrios de contexto crítico, salvo que estén en gruposde a 20 y ahí sí guapear con trabajadores o amas de casa, y soportan sin chistar los los insultos de los barras bravas y se protegen ocmo pueden sin repeler los golpes qeu reciben de ellos. Hablo de cosas que la mayoría de los futboleros ha visto. Y la ocupación de una fábrica, por ejemplo, es para impedir que los patrones vacíen el local de materia prima y maquinaria y se esfumen dejando muchas deudas, entre ellas, siempre, los salarios de los obreros. Y la ocupación del liceo es un medida para manifestar el rechazo hacia una política educativa que prioriza la enseñanza privada negándole recursos a la educación pública.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Opinión