Paola: “Es realmente maravilloso ver el cambio positivo de vida que se produce en nuestros niños”

Una familia que adoptó a una niña de 7 años dio sus testimonio de este proceso y asegura que no es más difícil que cualquier otra paternidad.

Un dibujo que muestra la alegría de una niña adoptada que ya tiene una familia.

Paola, la mamá de una niña, inició su relato comentando que adoptar era algo que estuvo siempre presente en su vida y pensamientos, por historias familiares, y que cuando se tomó la decisión fue en un momento donde con su pareja se sentían “muy bien” en la relación, en sus profesiones, en la vida, y sintieron la necesidad de compartir ese momento con alguien más. “Siempre tuvimos claro que íbamos a ser papás de un niño o una niña”, agregó.

Respecto a los miedos que surgieron explicó que no se debieron a la edad que tuviera el niño o niña, debido a que propusieron un rango de edad grande, sino a los “propios de la paternidad, de asumir la responsabilidad de cuidar a un niño o niña para el resto de tu vida”.

El corazón y la mente abiertos

“Nuestra niña cuando llegamos a su vida, tenía siete años y medio, con mu