Para pensar en marzo. Parte I

El 27 de marzo la ciudadanía va a decidir qué es lo que sucede con 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración. Recordamos a los lectores que la LUC es una ley de casi 500 artículos que fue aprobada en el primer semestre del año 2020 en plena pandemia.

‘La escuela de Atenas’, de Rafael Sanzio (1483-1520)

Esto es muy importante ya que varias organizaciones y personalidades han colectado 800.000 voluntades, en medio de una pandemia, para que la ciudadanía se pueda pronunciar sobre los aspectos que se consideran más negativos de la ley aprobada.

Lo que está en discusión son los peores 135 artículos de la LUC, ni el gobierno ni las iniciativas de gestión tienen que ver con ese debate. Esto es muy relevante para que la ciudadanía decida si opta por anular o ratificar esos artículos, como solemos hacer en Uruguay, en las urnas y fruto de un debate profundo de lo que se decide.

Las formas hacen al asunto

El mecanismo de la Urgente Consideración está previsto en la Constitución y se ha utilizado en diversas situaciones, pero es difícil recordar un episodio tan estridente, tan abusivo del mecanismo y menos durante una pandemia desconocida para esta época.

En este caso se optó por una ‘ley ómnibus’ que abarca temas de educación, adopciones, empresas públicas, alquileres, seguridad, inteligencia, derecho de huelga y hasta la legalización del chorizo casero, entre otros.

El procedimiento de la urgente consideración, sumado a la cantidad de temas que aborda la ley, hicieron que el debate fuera casi inexistente. Pensemos en la cantidad de delegaciones de actores académicos, de la sociedad civil, organizaciones sociales y grupos de trabajo que tuvieron 15 minutos para exponer sus observaciones respecto al texto y los diversos temas.

El Parlamento junto al Instituto de Ciencia Política de la Udelar estudiaron este tema con conclusiones ampliamente negativas para este tipo de leyes, ya sea por la calidad legislativa o porque impiden un buen debate democrático[1].

El argumento de que fue avisado en campaña parece poco atinado, nadie conocía el texto, ni siquiera la vicepresidenta o los principales senadores del gobierno.

Cuesta imaginar muchas definiciones de voto por esa correntada popular que demandaba la legalización del chorizo casero.

La sociedad uruguaya el 27 de marzo tiene la oportunidad de decirle a los gobiernos, actuales y por venir, que así no, que sin debate democrático, entre gallos y medias noches, no se pueden cambiar todas las leyes que se le venga en gana a quien sea y sea del signo que sea, Uruguay no funciona así.

Los contenidos en la conversación

Los redactores de la LUC no escatimaron en su prosa ni en su recorte de derechos y de políticas, debe ser extremadamente difícil para quienes no son herreristas defender el articulado de punta a punta.

La extensa LUC desarma mucho de lo construido por la sociedad uruguaya en materia de políticas públicas y con ello nos referimos a mucho más que los últimos gobiernos, hay cambios aprobados en esta modalidad que se ponen de poncho acuerdos de la sociedad uruguaya de muchas décadas.

La gran cantidad de contenidos y leyes que se modifican hacen muy difícil el debate ciudadano fundado y esto es muy relevante para salir de esta instancia mejor de lo que entramos.

¿Alguien sensatamente puede manejar todos los temas que están en juego? Parece que no y por lo tanto escuchar las voces de los que saben sobre los diferentes temas que están a consideración parece clave.

Alquileres, Colonización, Seguridad, Adopciones, Educación, Empresas Públicas, Derecho de huelga entre otros que abarcan los 135 artículos a anular parecen temas muy relevantes para la ciudadanía.

Antes de la LUC había 70000 hogares alquilando sin garantía. ¿Es o no relevante el cambio en las reglas del juego y que en la nueva modalidad puedan ser desalojadas en unos días?

Un posible mapa

La diversidad de temas de la ley hace que uno opte por algunos ejercicios a partir de la información disponible. Desde hace un tiempo observamos con atención quien habla a favor y en contra de los temas de los 135 artículos.

En este ejercicio y sin ser exhaustivos nos hemos encontrado con lo siguiente en materia de los artículos de seguridad. Hablan por No anular el gobierno, algunos medios, la Asociación Rural del Uruguay y el abogado del Sindicato Policial. Cuando miramos quien formula observaciones sobre las consecuencias negativas de esos mismos artículos aparece el Instituto de Derecho Penal de la Facultad de Derecho, el Instituto de Derechos Humanos, el Comisionado Parlamentario Penitenciario, los relatores de Naciones Unidas, las organizaciones de la sociedad civil que trabajan con adolescentes en conflicto con la ley penal, además de quienes impulsan la iniciativa del Sí anular.

Invitamos a las ciudadanas y ciudadanos a reflexionar si estas voces están siendo informadas, ya que parecen actores relevantes en estos temas, así como a observar para cada uno de los diversos temas los actores que saben de la materia.

Otra de las dificultades que debe enfrentar la ciudadanía es aquella que tiene que ver con estar en desacuerdo con algunos artículos y de acuerdo con otros. En esos casos el voto parece valer para aquello que no nos convence, para lo que sí nos convence existe el parlamento que seguirá funcionando y legislando sobre los temas de interés común.

En próximas entregas comentaremos sobre el contenido de los artículos que refieren a educación de la LUC. Intentaremos hacerlo bajo la premisa que el 28 de marzo seguiremos estando todos acá, con las mismas familias, los mismos vecinos o compañeros de trabajo y por tanto importa mucho el debate, pero también importa mucho el cómo. De eso depende que el 28 de marzo seamos un país mejor.

[1] https://parlamentodata.com/2019/09/30/los-proyectos-de-ley-de-urgente-consideracion-en-uruguay/

Pablo Caggiani

Maestro, directivo de Ineed y exconsejero del CEIP

2 Comentarios

Deja una respuesta

Your email address will not be published.