Parlamento europeo denuncia corrupción en la FIFA y la designación de Catar como sede del Mundial

Pide un fondo para compensar a las familias de los obreros muertos durante la construcción de estadios en Catar

El Parlamento Europeo ha denunciado este jueves la corrupción «rampante» de la FIFA y la designación de Catar como sede del Mundial, país al que ha reclamado que extienda el fondo de compensación a las familias de los obreros muertos durante la construcción de los estadios.

La resolución aprobada por mano alzada en la Eurocámara señala la corrupción «rampante, sistémica y profundamente arraigada» en la FIFA y critica la falta de transparencia en la adjudicación a Catar como organizador del Mundial de fútbol, algo que daña la imagen e integridad del deporte.

Asimismo, el texto denuncia la situación de los Derechos Humanos en Catar y la muerte de miles de trabajadores en el sector de la construcción durante los preparativos del torneo y señala que el país logró albergar el Mundial entre «acusaciones creíbles de soborno y corrupción».

La resolución exige a la FIFA que investigue las muertes ocurridas durante las obras previas al Mundial de fútbol y que se comprometa junto a Catar a reparar los daños a todas las personas afectadas por abusos laborales y accidentes, incluidas las familias de las víctimas mortales.

Igualmente, los eurodiputados reclaman a España, Francia, Italia y Alemania, como grandes ligas de fútbol, que aborden la reforma de la institución que gobierna las federaciones de fútbol en el mundo, para introducir procedimientos democráticos y transparentes para la concesión de las Copas Mundiales de Fútbol y la aplicación estricta de criterios de Derechos Humanos y sostenibilidad en los países anfitriones.

El pleno de la Eurocámara se pronuncia sobre la situación de los Derechos Humanos en Catar, después de que el grupo de la Izquierda consiguiera introducir cambios en la agenda plenaria para incluir esta resolución sobre el caso del país del Golfo.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna