Partido Socialista rechazó proyecto de reforma a la seguridad social y lo califica de “invotable”

“No se puede legitimar ni un artículo de esta reforma, hacerlo ayudaría a legitimar el proyecto en su conjunto”, dijo Civila.

Este fin de semana se reunió el Comité Central del Partido Socialista para evaluar su plan político en los años siguientes y discutir temas de la actualidad del país. Además de rechazar la reforma educativa que plantea el gobierno y los “agravios” a las ollas populares, así como recordar a los actores frenteamplistas fallecidos en los últimos días, uno de los puntos más enfáticos del encuentro es el rechazo a la reforma a la seguridad social planteado por el Ejecutivo nacional. En el comienzo de la actividad, se recordó el «compromiso militante de las compañeras Daisy Tourné y Elena Clavel, y del compañero Marcelo Rodríguez, recientemente fallecidos». También se recordó «a la compañera Hebe de Bonafini, Madre de Plaza de Mayo, símbolo de la lucha por la memoria, la verdad y la justicia, con la que nos sentimos profundamente consustanciados», fallecida este domingo. .

Al finalizar la reunión, el secretario general del Partido Socialista, Gonzalo Civila, subrayó las conclusiones del sector al respecto.

El también legislador aseguró que el país sufre “un proceso de transferencia de recursos muy violento de los sectores más pobres y asalariados a los ricos” y afirmó que esto sucede “desde que está este gobierno”.

“Crecen las exportaciones, con un 63% de aumento, un 13% del crecimiento de la ganancia de los sectores exportadores concentrados en 20 grandes empresas de cinco rubros, mientras que el salario real cae por tercer año consecutivo y ya son tres años cuyo crecimiento es por debajo de la inflación”, añadió.

“Hay un crecimiento concentrado en un sector muy reducido de la población y el resto empobreciéndose. Esto se combina con pobreza reciente, inseguridad alimentaria a niveles alarmantes, -500 mil uruguayos con problemas de algún tipo en esta materia- ese es un cuadro de emergencia”, redondeó.

Proyecto invotable

Civila aseguró que el proyecto de reforma de seguridad social responde a un “modelo de ajuste” donde la “sufre” la “mayoría de la población”.

Al respecto, el secretario general del partido indicó que primero le dieron tratamiento en el sector para luego llevar la discusión al plenario del Frente Amplio.

«Nosotros concluimos que ese proyecto es invotable, en general y particular, no hay que votar ningún artículo», dijo sobre el texto de la iniciativa.

Además, dijo: «Se trata de una reforma que implica que la gente debe trabajar más año, se les quiere imponer más años en el entendido de que si vivimos más tenemos que dedicarnos a trabajar. Parece que no podemos decidir qué hacer con nuestras vida».

Esta iniciativa, según Civila, “también prevé una rebaja de las prestaciones, porque la manera de resolver el déficit es con la desmejora de las prestaciones, deteriorándose los derechos y pretensiones de la gente».

«No se puede legitimar ni un artículo de esta reforma, hacerlo ayudaría a legitimar el proyecto en su conjunto y nosotros creemos que por el bien de nuestra sociedad debemos hacer lo posible para pararlo», aseveró.

Reforma integral y fuentes de financiamiento

Para el secretario general del Partido Socialista, el tema de la seguridad social debe discutirse como una reforma integral y “no solo de jubilaciones y pensiones para dañar el poder adquisitivo de jubilados y pensionistas. Debemos discutir prestaciones sociales universales y cómo ir a más, no a menos. Indudablemente hay fuentes posibles de financiamiento y esas están detalladas en esta declaración”, afirmó.

«Por ejemplo, se incorporan máquinas que sustituyen mano de obra. En ese caso es razonable, tal como se hace en otros países del mundo, que haya gravámenes sobre esa tecnología. Si no, empresas que pagan más dinero pagan menos aportes porque tienen menos trabajadores, es un doble efecto negativo: reducen trabajadores y aportes», sostuvo.

«Creemos que se puede financiar también con el gravamen de riqueza acumulada. Hay sectores que ganan muchísimo dinero, como los exportadores. Con la readecuación de aportes patronales en algunos sectores, así como de reducción de exoneraciones fiscales se puede financiar un sistema de seguridad social», continuó.

Falta balance

Para finalizar, Civila dijo que en esta reforma no se hace un “balance” de la anterior. “En el (año 19) 96 se hizo una reforma que prometía sustentabilidad al sistema. Hoy aparece Rodolfo Saldaín, el mismo que participó en aquella reforma, a decir que hay que hacer otra para hacer sustentabilidad y no hace el balance de la anterior», sostuvo.

«En aquella ocasión se introdujo un régimen de AFAP con administradoras privadas en seguridad social que tienen ganancias aseguradas con la administración de la plata de los trabajadores y que hasta ahora no reportaron ningún efecto positivo», aseveró.

Al preguntársele sobre los dichos del gobierno, que acusa a la oposición de constantemente poner “el palo en la rueda”, Civila dijo: «el gobierno debe asumir su responsabilidad, quienes gobiernan son ellos. Todo lo que hacen es tendiente a deteriorar el poder adquisitivo de los trabajadores para beneficiar a los grandes empresarios, eso no es responsabilidad del Frente Amplio, sino de un gobierno que representa a un sector muy reducido de la sociedad y eso nos preocupa».

«A Frankenstein no se lo puede maquillar»

Al final de la declaración, se señala que el Partido Socialista que en pocas días cumplirá 112 años de vida orgánica, redoblará esfuerzos para la construcción de una corriente socialista en el movimiento social y de un espacio político poscapitalista, radicalmente democrático, libertario, autogestionario, feminista y comprometido con la justicia ambiental dentro del Frente Amplio. A su vez se anuncia la construcción de una Fundación abierta y plural que genere espacios que alienten los diálogos entre sociedad y política. Advierte que nuestro país asiste a una «brutal transferencia de ingresos de la clase trabajadora a los sectores más concentrados del capital». «Las exportaciones están 63% por encima de las de 2019, concentradas en veinte grandes empresas y cinco grandes rubros. La ganancia del sector exportador está 13% por encima del promedio de 2019. El producto industrial creció 11% con respecto al período enero-julio de 2019 y

los depósitos bancarios en Uruguay crecieron 36% y en el exterior 60%. De los diez mil millones de dólares que crecieron los depósitos, el 85% son de las cuentas de más de 100 mil dólares». «La contracara de este crecimiento concentrado es el empobrecimiento de las mayorías: el salario real ha caído un 3%, producto de la política salarial del gobierno y los aumentos de los precios», agrega. Este cuadro, sostiene el PS, configura una situación de «emergencia nacional para las y los trabajadores y jubilados, y en medio de esta realidad se sigue resintiendo el gasto público en áreas de fuerte impacto social (educación, vivienda y salud), privatizando desde adentro el Estado, saqueando al país, e intentando implementar un ajuste estructural de mediano y largo plazo a través de una reforma jubilatoria que blinda nuevamente al capital afectando la vida del pueblo trabajador».

«A Frankenstein no se lo puede maquillar. No queremos discutir en la cancha que nos marcan los poderosos. Nuestra convocatoria es a movilizarnos, recorriendo diversos caminos para construir alternativas donde la vida valga más que el capital. ¡Vamos por la vida digna, con la rebeldía de nuestro pueblo!».

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales