Perros abandonados, problema social

Pasos a seguir para ayudar a los perros callejeros

Uno de los puntos clave para saber cómo ayudar a los perros callejeros es conocer las acciones que puedes tomar al encontrarte con un animal abandonado, perdido o lastimado. Lógicamente, el primer paso es sacar al perro o gato del ambiente y de las circunstancias nocivas en las que está inmerso.

Es necesario actuar con mucho cuidado en este punto, porque recoger a un animal callejero implica no sólo saber cómo acercarse, manipularlo y transportarlo correctamente, sino también asumir una serie de responsabilidades referentes a su bienestar.

Por eso, no todas las personas contarán con las condiciones idóneas para recoger a un perro callejero por sus propios medios, ya sea por la falta de recursos o infraestructura para llevar a cabo el rescate y transporte del animal, o por la imposibilidad de hacer que el perro “se deje rescatar”. Es decir, permita que nos acerquemos lo suficiente y podamos manipularlo de manera segura para llevarlo con nosotros.

Si eres consciente de que tienes los recursos necesarios para realizar el rescate, es una buena noticia. Pero recuerda que este perro, probablemente, estará asustado, quizás débil o incluso lastimado, por lo que es perfectamente natural que pueda mostrar desconfianza o incluso adoptar una postura defensiva a tu intento de acercamiento.

Por eso, lo primero que conviene hacer antes de acercarte es analizar la postura y el comportamiento del perro que pretenden rescatar. Conociendo algunos parámetros básicos del lenguaje corporal canino, podrás percibir fácilmente las señales de miedo en los perros y las características típicas de una actitud defensiva, asociada a la agresividad por miedo.

Si está asustado o tiene miedo, esconde la cola entre las piernas, tiene las orejas echadas hacia atrás, se relame y mantiene una postura encorvada. Muestra una actitud defensiva , tiene el pelo erizado y las extremidades rígidas, enseña los dientes, gruñe, emite ladridos de alerta largos y sin pausa. 

En caso de que el perro adopte una actitud ofensiva, más allá de mostrar algunas señales de miedo, deberías reconsiderar la idea de acercarte y contactarte con profesionales capacitados para realizar el rescate.

Si tras evaluar la postura y el comportamiento del animal percibes que sí es posible acercarte, debes hacerlo con calma y de manera gradual, preferentemente de lado y no de frente, sin realizar movimientos bruscos o ruidos intensos para no ahuyentarlo o asustarlo. 

Recuerda que tú eres un desconocido para el perro y el perro es un desconocido para ti, y este es su primer encuentro. Así que debes darle la posibilidad de conocerte y demostrarle tus buenas intenciones, antes de exigir que confíe en ti.

Lo ideal es mantener una distancia mínima de seguridad, porque no podrás saber exactamente cómo el perro reacciona a tu intento de rescate, e intentar hacer que el perro se acerque a ti por voluntad propia, lo que requiere tiempo y algo de estímulo.

En este sentido, puedes usar comida para captar su atención y generar un ambiente positivo, que fomente a que el perro pueda sentir la confianza de acercarse. Una excelente técnica es desmenuzar la comida en trozos más pequeños y esparcirla por el suelo, haciendo un “caminito” que lo conduce hacia ti.

Más datos:
Si tampoco puedes contar con la ayuda de protectoras o refugios, la última alternativa sería encontrar tú mismo un nuevo hogar y tutor para el perro rescatado. Esto implica asumir una gran responsabilidad.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos