/

Pensar en un carnaval “absolutamente diferente”

Bajo la consigna “¿Hacia qué carnaval nos dirigimos?”, científicos e integrantes del Sindicato Único de Carnavaleras y Carnavaleros del Uruguay (Sucau), se reunieron para reflexionar sobre el futuro de uno de los eventos culturales más grandes del país.

Así lo expresó en diálogo con LA REPÚBLICA la secretaría general de Sucau, Myriam Bertolini, quien agregó que la convocatoria fue abierta a otros sindicatos y trabajadores, quienes plantearon sus dudas a los científicos tanto por los ensayos, que comenzarán este mes, como por los desfiles. 

Gonzalo Moratorio, profesor de virología en la Facultad de Ciencias; Zaida Arteta, médica del Sindicato Médico del Uruguay; Santiago Mirazo, doctor en Ciencias Biológicas e investigador en la Facultad de Ciencias; y Jacqueline Ponzo, magíster en Epidemiología por la Universidad de la República, sostuvieron que un nuevo tipo de carnaval “es posible”. 

“Al menos nosotros pudimos percibir que un carnaval diferente era posible. Si bien estamos hace meses sin dar con la certeza, sin poder estimar cuándo terminará la pandemia, los científicos pudieron bajar a tierra. En febrero habrá pandemia, hay que tener los protocolos prontos y pensar en un carnaval absolutamente diferente”, resumió Bertolini. 

Los tópicos planteados por los trabajadores del carnaval, según indicó la secretaria general de Sucau, iban más allá de la ocupación de los tablados en febrero. Los desfiles de las comparsas, los ensayos en las calles de Montevideo, el déficit de los tablados barriales que dependen de un subsidio de la Intendencia de Montevideo (IMM) y, en definitiva, “la pérdida de puestos de trabajos” que implica la suspensión de las actividades. 

“Nuestras capacidades se reducirán al 30 por ciento. Para volver al tablado vamos a necesitar de todos y todas. Tenemos que generar una tormenta de ideas para ver cómo podremos adaptarnos a la situación de la pandemia, con el rebaño inmunizado ya, y bajar a tierra protocolos de trabajo”, indicó Bertolini. 

En estos momentos, si la respuesta hubiera sido más “certera”, los ensayos ya tendrían lugar. Pero aún hay que establecer las formas para que “como hay una burbuja con la familia, también lo haya con la parte laboral”. 

“La movida joven organizada planteó qué se haría con el Carnaval de las Promesas, hicieron lo propio los candomberos, las comparsas, la red de escenarios privados. Por el momento, un desfile no fue visualizado por los científicos como una posibilidad”, informó Bertolini. 

Los corsos y la concreción de los desfiles será difícil. “Es momento para hablar y plantear soluciones creativas”, subrayó la secretaria general de Sucau, para agregar que desde el diálogo con los científicos se pudo observar que estos eventos sociales pueden ser un buen lugar para “hacer campañas a favor de la vacuna”. 

Otra situación planteada, con la condicionante de un 30 por ciento de aforo, fue la red de escenarios populares. “Este aforo es sustentable para comerciales pero para la red de escenarios populares no. Este es un rubro al que la IMM subvenciona tres conjuntos por noche, a partir del cuarto conjunto se paga con entradas. Por lo tanto, el aforo va a significar una pérdida en puestos de trabajo”, señaló.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sindicales