Shell, Exxon y Chevron

Petroleras son acorraladas por activistas climáticos

Las petroleras Shell, Exxon y Chevron cambiarán el rumbo para reducir sus emisiones de efecto invernadero tras la presión realizada por activistas climáticos e inversores, los que han tenido grandes victorias sobre el negocio de los combustibles fósiles.

Más de 70 países se han unido para prometer la neutralidad de emisiones de carbono para el año 2050 durante la Cumbre sobre la Acción Climática en la Organización Nacional de Naciones Unidas. Muchas empresas dedicadas al combustible fósil tienen que pensar en reinventarse y pasar a producir energía eléctrica en pos de la meta. 

Es así como activistas han logrado poner contra las cuerdas a petroleras como Shell, empresa que en la actualidad tiene una sentencia por parte de la Justicia holandesa que la obliga a reducir un 45 por ciento sus emisiones de dióxido de carbono. 

Exxon, la mayor petrolera de Estados Unidos, fue obligada a admitir que 2 de sus 12 miembros fueran propuestos por un minoritario fondo de inversión cuya acción se centra en la lucha contra el cambio climático. 

Las peticiones de la sociedad civil apuntan a alcanzar el compromiso de sus gobiernos. Una de ellas es que las petroleras comienzan a dejar las reservas de petróleo crudo y de gas bajo tierra. 

Esta sugerencia surge de lo que propone la Agencia Internacional de Energía (AIE) cuando advertía en un reciente informe que para cumplir el Acuerdo de París, anterior al de la ONU, ningún gobierno del mundo debería autorizar nuevas explotaciones de combustibles fósiles. 

El fallo de la Justicia holandesa supone “una victoria para el clima”, para el miembro de pequeños inversores Follow This, quienes presionaban a Shell para que adquiriera compromisos de reducción de sus emisiones de carbono. 

“Las petroleras actúan con demasiada lentitud hasta ahora. Necesitamos inversores que obliguen a cambiar desde dentro y necesitamos buenas políticas de gobernanza para guiarlos desde afuera”, sostuvo Middelton en diálogo con El País de Madrid.

En el caso de la norteamericana Exxon, el grupo de inversores Engine No. 1 presentó a la dirección de la empresa una propuesta para que se volcaran hacia las alternativas verdes. Este fondo, que defiende la diversificación de los combustibles fósiles y reducir las emisiones de carbono, logró que dos de sus miembros entraran en el Consejo de Administración. 

Con un pequeño 0.02 por ciento de las acciones, Engine No. 1 empezó su campaña para la concientización y transformación de las prácticas del gigante petrolero, tanto así que logró convencer a otros accionistas. 

Para la directora del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente, Ana Barreira, el avance en las políticas a favor de las emisiones cero son sorprendentes. “Nunca había sucedido algo parecido”, sostuvo en diálogo con El País. 

Compañías como Enel o el Banco Santander presionan para que las empresas conduzcan sus actividades a otros puertos. Pero, como explicó Barreira, entrar en el Consejo de Administración de uno de los gigantes del petróleo es algo que no tiene precedentes.

Exxon, junto a Saudi Aramco, Chevron, Gazprom, National Iranian Oil Co, BP y Shell forman parte de la lista de las 20 multinacionales dedicadas a los combustibles fósiles que han sido responsables del 35 por ciento de todo el dióxido de carbono y el metano emitidos por todo el sector energético mundial desde 1965, según un estudio del Climate Accountability Institute. 

Más datos:
“Se ha enviado el mensaje a otras grandes petroleras de que si no toman las medidas necesarias, los inversores exigirán un cambio”, sostuvo Middelton de Follow This. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos