«Planear golpes de Estado, requiere de mucho trabajo» dice exfuncionario del gobierno de Trump

Bolton reconoció la existencia de un intento golpista en Venezuela contra el presidente Nicolás Maduro en 2019.

Congresistas estadounidenses, funcionarios de la región, el expresidente de Bolivia Evo Morales e incluso un exagente de la CIA reaccionaron a las crudas declaraciones del exasesor de Seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, quien confesó haber «ayudado» a planear golpes de Estado en distintos países. 

El exfuncionario del gobierno de Donald Trump no se ruborizó al reconocer la intromisión de Estados Unidos en los asuntos internos de otras naciones y agregó que «se necesita mucho trabajo» para derrocar a un gobierno y tomar el poder de un país. Bolton no especificó qué gobiernos había ayudado a derrocar, pero entre 2018 y 2019 abogó por una intervención militar estadounidense en Venezuela.

Jake Tapper, uno de los periodistas estrella de la CNN, entrevistó a John Bolton para consultarlo principalmente sobre el asalto al Capitolio del seis de enero de 2021 por parte de una turba de seguidores de Trump. Tapper comentó durante la conversación que «uno no tiene que ser brillante para intentar un golpe», a lo que Bolton le respondió: «No estoy de acuerdo. Como alguien que ha ayudado a planear golpes de Estado, no aquí, sino en otros países, puedo decir que requiere de mucho trabajo». 

Bolton reconoció la existencia de un intento golpista en Venezuela contra el presidente Nicolás Maduro en 2019, aunque aseguró que Estados Unidos «no tuvo tanto que ver con ello». «Escribí sobre Venezuela en mi libro, pero (el intento de golpe) no fue exitoso. Hice lo que es necesario para que la oposición intentara derribar a un gobierno elegido de forma ilegítima», explicó en alusión a su libro La habitación donde eso sucedió, en el que reseña de manera muy crítica la gestión de Trump.

Bolton, un halcón republicano favorable al intervencionismo de Estados Unidos en otros países, ejerció como asesor de Seguridad Nacional entre 2018 y 2019, cuando Trump lo destituyó precisamente por sus diferencias acerca de la política hacia Venezuela. «Siento que hay otras cosas que no me está contando (más allá de Venezuela)», insistió el presentador de la CNN, a lo que el también embajador estadounidense en la ONU entre 2005 y 2006 respondió de manera críptica: «Estoy seguro de que las hay».

Ante las confesiones del exdiplomático estadounidense, el embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, escribió en su cuenta de Twitter: «Bolton se autoproclama ante el mundo como experto en golpes de Estado fuera de Estados Unidos para defender a Trump en su fracasado golpe de Estado dentro de Estados Unidos». Citando las declaraciones de Bolton, Moncada señaló: «Los golpes llevan mucho trabajo, afirma el criminal. Por eso, también fracasó con sus agentes locales en Venezuela».

Siendo funcionario de la Casa Blanca, Bolton impulsó la adopción de sanciones contra el gobierno de Maduro, luego de que este fuera reelegido en el cargo en 2018. Como consecuencia, la Casa Blanca decidió reconocer al entonces presidente del Parlamento venezolano, el opositor Juan Guaidó, cuando este, invocando artículos de la Constitución venezolana, se autoproclamó en enero de 2019 como presidente interino del país.

«El peor enemigo de la democracia»

En otra de sus habituales críticas a Estados Unidos, Evo Morales calificó a ese país como el «peor enemigo de la democracia y la vida». En su cuenta de Twitter, el expresidente boliviano destacó: «Con el cinismo que caracteriza a la ultraderecha estadounidense, John Bolton admite haber ayudado a planear golpes de Estado en países soberanos». Morales defiende la hipótesis de que Estados Unidos también promovió el golpe de noviembre de 2019 en Bolivia, cuando se vio forzado a renunciar a la presidencia por fuertes presiones de la ultraderecha y las fuerzas armadas.

Más allá de su obsesión por Venezuela y las sospechas en torno a Bolivia, Bolton fue también uno de los principales artífices del endurecimiento del bloqueo contra Cuba. En esa línea Carlos Fernández de Cossío, viceministro de Relaciones Exteriores de la isla, repudió este miércoles sus dichos y le envió un mensaje al gobierno de Joe Biden: «En vez de tratar de revivir la operaciones desestabilizadoras, el gobierno de Estados Unidos debería dedicar sus energías a enfrentar la descomposición política, ideológica y moral de su propia sociedad».

Las polémicas declaraciones de Bolton también generaron ruido en Estados Unidos. El exagente de la CIA, John Sipher, dijo que el exasesor de Seguridad Nacional «está lleno de mierda» y «nunca ha planeado un golpe», por lo que «envía una señal falsa al pueblo estadounidense de que altos funcionarios se sientan en la Casa Blanca y coreografían golpes de Estado». Rápida de reflejos, la congresista demócrata Ilhan Omar le respondió: «Calmate, esto no va a borrar tu historial».

Bolton ha ocupado numerosos cargos en las administraciones de Ronald Reagan, George H.W. Bush, George W. Bush y el propio Trump, además de ser representante permanente de Estados Unidos ante Naciones Unidas entre 2005 y 2006. Anticomunista acérrimo y marcadamente belicista, fue uno de los arquitectos de la guerra en Irak de 2003 para derrocar a Saddam Hussein con el argumento falso de que su gobierno poseía armas de destrucción masiva.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.