Polémica: PIT-CNT refuta las cifras de la reforma jubilatoria

La central sindical presentó su posición sobre el proyecto de reforma jubilatoria, remitido al Parlamento por el Presidente de la República, Dr. Luis Lacalle Pou.

La central sindical afirmó en el Parlamento que el régimen propuesto otorga jubilaciones inferiores para todos los niveles salariales. Además, de acuerdo con «sus comparaciones» señala que no es correcto lo afirmado por los impulsores de la reforma, cuando señalan que las personas deberán jubilarse más tarde pero que no percibirán jubilaciones más bajas. Según el PIT-CNT, alguien que bajo el régimen vigente se retira a los 60 años con $ 36.700, pasará a retirarse a los 65 años de edad con unos $ 28.400, una diferencia superior a $ 8.000 que representa una caída de 23% en el haber jubilatorio mensual». Al comparecer ante la Comisión especial que funciona en el Senado, la central sindical expresó que el proyecto de reforma jubilatoria que impulsa el gobierno «no estuvo acompañada y mucho menos respaldada por un diálogo social». Aclaró que «si bien han existido espacios de discusión técnica y ámbitos donde se escuchó la opinión de diversos actores involucrados con el régimen jubilatorio, aun no se han convocado espacios de intercambio y negociación política con interlocutores verdaderamente representativos, un ingrediente esencial a cualquier proceso de diálogo social que se proponga construir acuerdos». En un escrito, al que tuvo acceso Diario La R, el PIT CNT rechaza «enfáticamente» los aspectos principales de esta propuesta, como ser, «el aumento de la edad mínima jubilatoria en las condiciones planteadas, la exigencia de mayor cantidad de años de aporte, la rebaja de las jubilaciones para amplios sectores de la sociedad, los recortes de las pensiones para las viudas, los perjuicios relacionados con las prestaciones por discapacidad y la extensión del sistema AFAP». Agrega que «las principales medidas propuestas están centradas en contener el gasto, recortando derechos, beneficios y prestaciones de los actuales trabajadores una vez que se jubilen, haciendo recaer todo el costo o ajuste sobre sus espaldas. Estas medidas implicarán un retroceso importante en materia de cobertura y suficiencia para importantes sectores de la sociedad». «Al comparar las jubilaciones que paga el sistema vigente y el nuevo para alguien con 65 años de edad y 30 de aporte, se observa que a 2043, el régimen propuesto otorga jubilaciones inferiores para todos los niveles salariales. Además, nuestras comparaciones muestran que no es correcto lo afirmado por los impulsores de la reforma, cuando señalan que las personas deberán jubilarse más tarde pero que no percibirán jubilaciones más bajas a las que otorga en régimen vigente a edades más tempranas. El análisis muestra que alguien que bajo el régimen vigente se retira a los 60 años con $ 36.700, pasará a retirarse a los 65 años de edad con unos $ 28.400, una diferencia superior a $ 8.000 que representa una caída de 23% en el haber jubilatorio mensual». Por otro lado, «rechazamos la ausencia de propuestas para mejorar el financiamiento del sistema». «El proyecto no incluye soluciones para eliminar las inequidades en la aportación y no toca los privilegios de algunos sectores empresariales. Se desestimaron diversas propuestas formuladas por el PIT CNT como revisar diversas exoneraciones de aporte patronal, modificar el beneficioso régimen de aporte patronal rural, reequilibrar las mucho mayores contribuciones del trabajo y en relación a los aportes del capital e incorporar un impuesto a las altas jubilaciones militares que se otorgaron durante décadas en condiciones de privilegio».

«Esta propuesta insiste con mantener y ampliar el régimen de las AFAP, fomentando el lucro en la Seguridad Social al extender el sistema de ahorro individual privado a todas las Cajas y de forma obligatoria para todas y todos los trabajadores. Es un sistema que ha demostrado ser un gran fracaso, perjudicando al Estado y a los trabajadores/as. El PIT CNT propone eliminar las AFAP y trasformar el actual régimen en un pilar de ahorro administrado profesionalmente por una agencia estatal especializada sin fines de lucro».

Sobre la Caja Militar, señala que se trata «del subsistema más deficitario e inequitativo de todos», y que la reforma planteada «propone que los militares continúen retirándose a edades bajísimas y en algunos casos con el doble del salario, durante los próximos 10 años. Este tipo de transiciones o incluso más largas, imprescindibles para los trabajadores y trabajadoras amparados por el régimen general, resultan inaceptables en el caso de la Caja Militar. Para dar verdadera legitimidad social al proceso, este subsistema requiere cambios más urgentes y profundos, en relación a los previstos para el resto de la población». Por otra parte, sostiene que el proyecto de reforma «no solo no plantea cambios relevantes en cuanto a la articulación entre los pilares contributivo y no contributivo, sino que propone un suplemento solidario que si bien tiende a focalizar subsidios entre los sectores de menor ingreso relativo, plantea un mecanismo de ajuste que implicará que se vaya debilitando a medida que pasa el tiempo. Esta “licuación” o debilitamiento del suplemento solidario va en dirección opuesta a las transformaciones que requiere el sistema a mediano y largo plazo. Dada las debilidades y precariedad del mercado laboral y la tendencia a una mayor desigualdad y exclusión de sectores con menores calificaciones y habilidades que tienden a transformarse en obsoletas, el sistema de protección social en general y jubilatorio en particular precisa fortalecer cada vez más los pilares no contributivos que garantizan los derechos de la población más vulnerable. Con esta propuesta en particular, la reforma propuesta plantea consolidar a mediano y largo plazo un régimen cada vez más contributivo, que tiene de erosionar los componentes solidarios y redistributivos del sistema». «Además, no se atienden los cambios del mundo del trabajo y sus efectos sobre el empleo. El proyecto de reforma no prevé los problemas de la desocupación en edades avanzadas, el empleo juvenil o el desarrollo de tareas de alto nivel de exigencia física o psicológica». Asimismo, considera » peligroso» que el proyecto incluya «más de 50 artículos librados discrecionalmente a la voluntad del Poder Ejecutivo de turno». Por último, señala que esta reforma «no es integral». «Con una visión estrecha de lo que es la Seguridad Social, busca reducir el gasto en jubilaciones y pensiones dejando de lado importantes aspectos de la matriz de protección social como la infancia, los cuidados y la discapacidad. Lejos de ser un obstáculo para alcanzar acuerdos, ampliar la agenda de temas a considerar contribuye a garantizar un progresivo mayor despliegue del Estado de Bienestar que, al tiempo de atender la sostenibilidad económico financiera del régimen jubilatorio, suponga un avance en diversas dimensiones de la matriz de protección social en las que el país se encuentra rezagado».

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales