¿Por qué es tan importante estar bien hidratados?

Si supiéramos la relevancia de la hidratación diaria, y como ésta repercute en nuestra salud, todos tendríamos otra constancia y control a la hora de beber agua. Cada célula de nuestro cuerpo requiere una correcta hidratación para poder cumplir sus funciones vitales y éstas en conjunto logar ciclos y procesos biológicos esenciales en nuestra salud.

¿Bebemos la cantidad suficiente de agua por día? ¿Qué tan conscientes somos de nuestro nivel de hidratación? ¿prestamos atención a este aspecto, o solo lo atendemos cuando nos llama a través de la sed?

En épocas como en verano solemos tener una frecuencia de hidratación mayor a la que tenemos en climas mas fríos o invernales, y esto se da porque el propio calor y la sudoración es mayor, y la sed se hace presente con más frecuencia. Pero el cuerpo requiere estar siempre bien hidratado debido a la necesidad de cumplir sis ciclos vitales eficientemente. Si bien una de las funciones principales del agua en nuestro cuerpo es la de regular la temperatura corporal (y por eso es que sentimos más sed en climas de mucho calor), el agua en nuestro organismo tiene muchas otras funciones, entre tantas, participa en el proceso digestivo y de asimilación de nutrientes, es necesaria en la regulación de la tensión y presión sanguínea.

Es normal y sano que perdamos agua a través de la transpiración, de la orina y hasta a través de la respiración, pero la deshidratación o los niveles bajos de agua en nuestro cuerpo tiene serias repercusiones, por ejemplo se suele sentir cansancio, poca energía, agotamiento, dolor de cabeza, falta de concentración y una exigencia mayor a nivel cardiovascular. Si el nivel de deshidratación es aún mayor los efectos pueden ser mucho más críticos. Se puede experimentar cierta desorientación y hasta alteraciones en la memoria.

¿Qué se debería tener en cuenta para estar mejor hidratados?

Agregar a nuestra dieta alimenticia más frutas y vegetales, incluir sopas o jugos naturales, tener siempre una botella con agua y procurar beberla con frecuencia, sin esperar a tener sed ya que cuando aparece la sed es porque el cuerpo está indicando que necesita del agua con bastante urgencia, en cambio si mantenemos una constancia de brindarle agua al organismo, éste no se verá en la necesidad de tener que alertarnos cuando ya esté en déficit. Por otro lado es buena idea no usar ropa muy ajustada o calzado apretado por mucho tiempo. También es muy común escuchar que son recomendables dos litros de agua diarios o al menos estar cerca de esa cantidad.

Todos necesitamos estar bien hidratados pero existen poblaciones más vulnerables que otras y que demandan otra atención y cuidado en sus niveles de agua en el cuerpo. Los bebés, los niños, los ancianos y las personas con determinadas enfermedades necesitan ser contempladas y cuidadas con mayor atención en este aspecto fundamental que determinará su estado de salud.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Pura Vida