Por qué los gatos se comen la comida del otro

Es habitual que a la hora de tener varios gatos conviviendo bajo el mismo techo se produzca una competencia felina para ver cuál come más. Los motivos pueden ser varios, desde que las necesidades alimenticias cambian, que un gato gaste más energía que otro o que simplemente la comida del otro le guste más.

Una de las situaciones más habituales suele ser que si un gato tiene necesidades alimenticias y come, por ejemplo, comida para gatos castrados, es probable que el que robe la comida le guste más de la que dispone. Los aromatizantes la hacen más apetecible o el gusto es mejor y la suya no le gusta.

Otra razón puede ser que si le echas demasiada comida no tiene la necesidad de comer todo su plato. En este caso, es probable que el gato que roba la comida del otro tenga sobrepeso e incluso obesidad y que muestre otros síntomas como comer con ansiedad y vomitar después. Según Experto Animal, esto puede ocurrir por distintos motivos, como que el gato está estresado por algo, esté aburrido o enfermo.

Si los dos comen lo mismo y están sanos, la razón puede ser jerárquica. Si bien pertenecen a un grupo social, esto no implica que no haya rangos o se establezcan diferentes territorios. La jerarquía depende de muchas razones, una de ellas puede ser la llegada de un nuevo gato y esa es su manera de hacerle pagar “derecho de piso”. Los gatos son muy territoriales y un nuevo estímulo puede representar para ellos una amenaza.

Otra razón puede ser que le pongas menos comida de la que necesitan, y un gato con el rango jerárquico superior siempre le roba la comida. Algunos de los síntomas que se pueden manifestar en la víctima es que está más delgado, decaído o cansado.

Si no se llevan bien y, en general, suelen competir por el territorio y los recursos, el gato más débil será el que acabe comiendo menos. Esto ocurre cuando los gatos lo comparten todo, por ello es importante que cada uno disponga de sus propios elementos.

Tanto si tu gato se come la comida del otro porque se la roba o porque el otro se la deja, es importante establecer normas y una rutina a la hora de comer para evitar una posible sobrealimentación o, por el contrario, una falta de nutrientes. Si uno de tus gatos tiene necesidades especiales, como por ejemplo una enfermedad digestiva, es esencial que pueda comer tranquilamente su comida y que no se la roben.

Lo primero que debes saber es que los gatos son animales que prefieren comer varias veces al día. Así pues, deberás identificar la cantidad de comida que necesitan tus gatos para repartirla en varias tomas.

Una vez identificada la cantidad que cada gato necesita según su edad y nivel de actividad, así como el total de tomas diarias, lo más recomendable es fijar un horario y ser estricto con él porque odian los cambios, especialmente en su rutina. Además, es importante que cada uno tenga su propio bol porque el hecho de compartirlo hará que compitan entre ellos.

Cuando dos gatos se llevan mal, por el motivo que sea, resulta complicado conseguir que coman en paz en la misma habitación. Por ello, para evitar que un gato se coma la comida del otro, lo mejor es alimentarlos en habitaciones totalmente separadas e incluso cerrar las puertas si lo ves necesario.

Más datos:
Si en tu casa conviven un gato adulto y un cachorro es importante que controles bien su comida. Tanto el adulto como el pequeño deben recibir una alimentación adecuada a su edad. Además, los cachorros necesitan comida especial, con una composición distinta, para ayudar a su rápido ritmo de crecimiento hasta aproximadamente los 12 meses.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos