Construcciones de 1850

Posta del Chuy se destaca en Cerro Largo

La Posta del Chuy es uno de los lugares emblemáticos de Cerro Largo que se sitúa a unos 12 kilómetros de Melo. En ella se destacan la casona denominada “Posta del Chuy del Tacuarí” y el puente con troneras que fueron construidos por vascos franceses a través del sistema de concesión de obra pública.

Foto: Wikipedia

La Posta del Chuy es una parada ineludible para quienes visitan la capital arachán. Ubicada a 12 kilómetros de la capital y a dos kilómetros de la ruta 26 “Brig. Gral. Leandro Gómez”, la casona denominada “Posta del Chuy del Tacuarí”, como el puente con troneras por el cual se accede, fue construida por dos vascos franceses, canteros de profesión, a través del sistema de concesión de obra pública, cuyo contrato obligaba a la edificación de un puente y cedía el derecho de cobrar peaje hasta 1917, año en que el puente pasó a poder del Estado.

La casona fue construida con piedras areniscas, sin utilizar argamasa, y data de 1854. Es considerada una obra arquitectónica única en Sudamérica, que luego fue adquirida por don Manuel García Celhay, un comerciante de la zona, y después por la comuna de Cerro Largo.

Recién en 1946 se realizó su reconstrucción, que fue dirigida por Horacio Arredondo, quien, además, se encargó de la reconstrucción de la Fortaleza de Santa Teresa (Rocha), la Fortaleza del Cerro (Montevideo) y el Fuerte San Miguel (Rocha) con la condición de que no fuera retribuidopor los trabajos realizados en dichos edificios que son verdaderos emblemas del Uruguay.

En la antigüedad, la casona de la Posta del Chuy funcionaba como una posada para los viajeros que se desplazaban entre Melo y Villa Artigas, actual Río Branco. La construcción principal era destinada para una pulpería, en la planta baja funcionaba el almacén de ramos generales y en la planta alta se encontraban los dormitorios.

Quienes visitan y recorren las instalaciones, se sorprenden por algunos aspectos de la parte superior de la casa que provienen de su construcción, como las rejas, las gruesas puertas y los grandes postigones que protegen cada una de las aberturas de las habitaciones. En ese lugar funcionaba una especie de pequeña fortaleza que garantizaba la seguridad de los huéspedes.

Muy cerca de ella se encuentra el puente de la Posta del Chuy, que tiene unos 85 metrosde largo. Ésta obra de ingeniería, que es única en el país, está formada por arcos escarzanos que son sostenidos por grandes pilares o tambores espaciados regularmente.

Tanto la casona como el puente se conservan en buen estado. Por su parte, el interior de la casona se ha ajironado para construir un moderno salón de convenciones. Para ello, se han reciclado los galpones de la época que se complementan con una hermosa e histórica infraestructura.

Además, en la casona funciona un museo departamental que posee varias colecciones relacionadas al gaucho y a la vida de campo entre el siglo XIX y XX. El museo es considerado una buena opción para visitar dado que exhibe la importancia de la vida normal del ciudadano común del campo.

Hace ya unos cuantos años, la Posta del Chuy del Tacuarí fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos