“¿Qué es romper la chanchita?” se preguntó Ignacio Ruglio y criticó al Peñarol de Damiani y Barrera

El presidente aurinegro señaló que “Peñarol rompió la chanchita durante 20 años, debía 16 millones de dólares y ganó 7 Campeonatos Uruguayos en 22”.

Tras el frustrante primer semestre del año en el cual Peñarol terminó último en su grupo de Copa Libertadores y 5° en las posiciones del Torneo Apertura, la institución encara de otra forma el período de pases de este invierno sabiendo que es necesario realizar gastos mayores a los que se realizaron en el inicio del año. La auto crítica de parte de los dirigentes fue clara en esas últimas semanas cuando aceptaron que en gran medida el fracaso deportivo del primer semestre se debió a que no se realizaron incorporaciones demasiado importantes a principios de temporada.

Ahora, mientras se disputa el Torneo Intermedio, Peñarol debe trabajar para arrimar futbolistas que puedan defender al club en las 15 fechas del Torneo Clausura y en eventuales finales. Y el hincha exige refuerzos de jerarquía. Y el entrenador también habrá de exigirlos.

¿En qué anda la dirigencia entonces?

Consultado el presidente Ignacio Ruglio sobre si es el momento de aumentar la inversión en el plantel, recordó que “Peñarol rompió la chanchita durante 20 años, debía 16 millones de dólares y ganó 7 Campeonatos Uruguayos en 22, y llegó a una final de Copa Libertadores. Ya ordenamos al club y ahora hay que invertir. ¿Qué es romper la chanchita? Es un tema del que he hablado hasta con hinchas en la calle. Hay que contratar bien. Si hay que poner plata por Brian Lozano, pongo plata. Lo hablé el otro día con su representante. Pero las fichas que se compraban por 500.000 dólares de jugadores que no jugaban nunca, no lo vamos a hacer nunca más. Nos costó mucho en estos 18 meses ordenar al club. Las negociaciones por las transferencias de Facundo Torres y el Canario (Agustín Álvarez Martínez) las negociamos hasta exprimirlas al máximo con los gurises y sus familias viniéndosenos arriba porque era tiempo de irse. Bajamos el presupuesto y fuimos campeones uruguayos, y hoy tenemos un club ordenado y con plata en caja. De ocho clásicos que llevamos en el período ganamos cuatro, empatamos dos y perdimos dos que fueron intrascendentes. Ni tan buenos ni tan malos; estamos haciendo las cosas como estamos seguros que las queríamos hacer. Después tenés estos bajones que te complican todo y tenemos el peso gigante de haber hecho una pésima Libertadores. Tenemos que hacernos cargos porque eso ya no tiene retorno. Hay que corregir para el año que viene”.

Los que pueden llegar

Acerca de los refuerzos que pueden llegar, mencionó que Jesús Trindade está al tanto del interés de la institución: “Le digo siempre que me avise si va a venir. Él sabe que el club lo quiere”. Además se está “en negociaciones por Braian Alemán. Creo que cuando estaba todo medio cerca apareció como que había que poner alguna plata para Gimnasia. Hoy estamos en negociaciones”.

Sobre el lateral Gastón Martirena, contó que “depende de Liverpool. Tiene equipo y hay que negociar. Es uno de los laterales por los que nos estuvimos moviendo. Hablamos con sus representantes y ellos iban a hablar su posibilidad en Liverpool. Le tengo mucho respeto a su presidente y a Liverpool como institución. Eso tiene que pasar todo un proceso interno para saber si puede ser uno de los nombres dentro de los dos o tres laterales derechos con dinámica que estamos buscando”.

1 Comentario

  1. Ruglio debiera hacer como las murgas hacían antes: imprimir los versos y venderlos en el Campeón del Siglo. Ordenó al Club (si es que lo hizo) gracias al dinero que le dejaron a Peñarol los jugadores de las formativas de las administraciones anteriores y que ahora él desmanteló. Minimiza haber llegado a la final de la Libertadores pero le da tremendo bombo a la Sudamericana pasada que es una copa de segunda y tampoco llegamos tan lejos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna