¿Qué son los Mandalas?

Comencemos repasando que la palabra "Mandala" es de origen Sánscrito y que significa círculo, rueda, o totalidad e integración. Se trata de una increíble cantidad de representaciones artísticas circulares que suelen estar compuestas por muchas formas y colores y que aparecen desde hace tiempo en diferentes culturas y civilizaciones. Muchos de los mandalas están compuestos de varios símbolos ordenados de formas armónicas.

Actualmente es muy común encontrar accesorios con apariencias de mandalas y además una cantidad de propuestas en las librerías desde revistas, libros o blocs de hojas donde se presentan estas formas con los «espacios que componen el mandala» libres para que sean coloreados a gusto y forma que la persona desee.

¿Por qué nos atraen tanto estas formas y la idea de completarlos con colores?

Quizá la respuesta a esta pregunta sea motivada a través de otras preguntas: «¿Recuerdas cómo te sentías cuando pintabas siendo niño o niña?, ¿Hace cuánto que no dedicas un rato de tu día para expresarte y dejarte llevar a través de los colores y de la pintura?». Si nos propusiéramos responder estas preguntas quizá estaríamos un poquito más cerca de entender por qué nos atraen tanto los mandalas, y a qué nos remiten.

Esa sensación de libertad de expresión a través del uso de los colores, donde la única consigna es pintar nos permite manifestarnos libremente, descontracturarnos de esquemas y reglas básicas. Se trata de una instancia donde solo nos permitimos expresarnos y plasmar colores cómo y de la manera que decidamos. Parece algo obvio, pero el tiempo que le dedicamos al diseño o decoración del mandala es tiempo que nos dedicamos a estar haciendo algo que nos conecta con nuestro estado de ánimo y con nuestras emociones.

Poner en práctica esta actividad, además de ser algo que podemos compartir con otras personas o hacerlo mientras se está en calma disfrutando de otros estímulos como de buena música o de un té, tiene ciertos beneficios que nos harán sentir mejor. Es una técnica muy común para relajarnos, incrementar la creatividad, encontrar serenidad y calmar estados de ansiedad. Entre otras particularidades nos ayuda a focalizar la atención, es un buen ejercicio para calmar la sensación de estrés y despejar nuestra mente. La instancia invita a dejar de lado los pensamientos y las preocupaciones y dedicarse a crear, a diseñar y a fluir en un estado de paz y de serenidad.

Las técnicas más conocidas dentro de los mandalas es la de colorearlos, pero también existen propuestas y tutoriales de creación de estos diseños, a través de los cuales también se destacan las oportunidades de concentración, creación y expresión personal. Tanto una técnica como la otra estimula nuestros sentidos y fomenta las habilidades creativas. Hacerlos o colorearlos, ambas propuestas de relajación y disfrute disponibles en cualquier momento.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Pura Vida