Recomenzó el ritual de la pantalla grande

Ya hace varios días que el cine volvió a una suerte de "Nueva normalidad" o "Nueva realidad" (o normalidad diferente, como quieran). Es un esperado regreso que pone en pantalla títulos de gran diversidad aunque, en su mayoría, con una fuerte apuesta al producto comercial grandilocuente y masivo.

Hay, también, otras propuestas como la del uruguayo Nacho Álvarez con su tributo musical de «Explota, explota», dedicado a Rafaela Carrá, que obtiene una excelente carta de presentación con una producción más que digna a nivel de una comedia que no deja de tener sus dardos críticos a la ridícula censura moralista de otrora. En otro orden de cosas también cabe noticiar los enfrentamientos colosales entre King Kong y Godzilla (con posible empate técnico), la versión Disney de «Cruella» con Emma Stone encarnando al singular personaje que naciera con los «101 dálmatas», a través de una esmerada recreación epocal y algunos chispazos ingeniosos.

Entretenimiento familiar, que le dicen. De igual forma, «Space Jam» reitera la fórmula de mezclar actores de carne y hueso con personajes animados. En este caso, el jugador estrella LeBron James de la NBA, junto al Conejo de la Suerte, el pato Lucas, Porky y otros, se juega el partido de su vida.

Mientras tanto «Rápidos y furiosos» llega a la novena entrega de su franquicia con nuevos autos voladores y otros disparates que han pegado fuerte en el gusto popular. Lo mismo podría decirse de la «Viuda Negra» con Scarlett Johansson que toma nota del oscuro pasado de este personaje salido de DC Comics y que ya se ha transformado en ícono del público aficionado a las películas de superhéroes. (Un poco oscurita dicho sea de paso y, sin adelantar nada de la trama, solo queda advertir al público que aguarde que finalicen los créditos porque queda encendida la mecha para una próxima entrega).

Los amantes del terror también están de parabienes con la nueva entrega de «El conjuro. El diablo me obligó a hacerlo» sobre experiencias paranormales, brujería, posesiones satánicas y otras yerbas. Está basada en hechos reales a partir de un hecho de sangre que desencadenó una compleja instancia judicial. Sigue la tónica de las anteriores aunque comienza a notarse la fatiga temática.

Si un público más cinéfilo prefiere otros niveles de producción, puede tentar con la oscarizada «Nomadland de la directora Chloé Zhao, con Frances McDormand en una radiografía frontal de los desclasados en los Estados Unidos de América. Muy buena.

A su vez, Cinemateca ofrece la oportunidad de visualizar «Sinónimos. Un israelí en París» de Navad Lapid, que obtuviera el Oso de Oro en el Festival de Berlín y el premio como Mejor Director en el Festival de Sevilla, en el año 2019. También importa recomendar la película uruguaya «Historia de otoño» de Gabriela Guillermo e Irina Raffo sobre el encuentro de dos mujeres en un momento especial de la vida de cada una. Hay para elegir, sin lugar a dudas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Cultura