/

Reforma Jubilatoria: El texto aprobado en la Comisión de Expertos se debatirá en marzo

Tras la creación de la Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS), a través de la LUC, desde el gobierno se impulsa una reforma que no tenido consenso. Representantes sociales, sindicales y del Frente Amplio, se han manifestado contrarios al contenido y las formas en que se ha planteado un tema que “merece profundidad”.

BPS
Foto: PIT-CNT

Para el economista Gabriel Regalado, integrante del CESS en representación de la Organización Nacional de Asociaciones de Jubilados y Pensionistas del Uruguay (Onajpu), la propuesta del oficialismo tiene varios puntos discordantes. Las diferencias políticas atañen no solo a los regímenes de aporte individual o a estructuras deficitarias en el sistema de seguridad social, sino también a las formas en las que se plantea la discusión.

“Una de las declaraciones que más nos preocupó desde Onajpu fue cuando el titular de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie, planteó que la reforma al sistema debía concretarse de manera urgente porque estaba colapsando”, puntualizó Regalado, para luego explicar que desde las organizaciones civiles plantear un debate en 180 días no solo fue “imposible”, ya que hasta desde el oficialismo recurrieron a varias prórrogas para entregar tanto el diagnóstico como las recomendacione, sino que evita “el acceso a la información popular”.

En este sentido, el economista estima que en marzo se plantará el tema en la agenda y allí la sociedad tendrá que debatir la propuesta del CESS, cuya confección estuvo en manos de los nueve especialistas del gobierno. Bajo la condición de “trabajo urgente”, el documento confeccionado no solo omite perspectivas diferentes sino que también dificulta “la comprensión de las personas” sobre una temática “tan importante”, señaló.

“Desde el momento en que se conforma una comisión cerrada y en un plazo tan breve nosotros nos manifestamos en contra. El debate en la comisión estuvo meses estancado, hasta que los integrantes del oficialismo presentaron un documento en el que el resto de los expertos no había participado”, denunció, para indicar que pese a la formación de espacios políticos “el debate se concentró en nueve personas del oficialismo y dejó afuera a los representantes sociales y del Frente Amplio”.

Previo a la designación de expertos que formarían parte de la discusión de la reforma, la propuesta del gobierno ya tenía signos contrarios a las organizaciones sociales. “El CESS no nació de manera espontánea, tampoco dio lugar a que la representatividad de la oposición tuviera lugar. Después de redactado el documento, el presidente sostuvo que éste no era vinculante”, mencionó Regalado.

Las propuestas del CESS

A partir de la conformación del espacio de debate, tras la promulgación de la Ley de Urgente Consideración (LUC), y de que el gobierno no “respetara ni cuidara la representatividad de los partidos políticos”, las recomendaciones fueron aprobadas por el espacio por los mismos redactores. El resto de los participantes, entre los que se encuentra Onajpu, plantearon discordancias que no se hicieron eco en el documento oficial.

“Históricamente Onajpu ha estado en contra del sistema de ahorro individual del que se benefician grandes empresas como las AFAP (Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional), y ésta es una reivindicación que nace en 1996, porque este sistema genera ganancias excesivas mientras que no repara el déficit en el Banco de Previsión Social (BPS)”, apuntó.

Otro tema en el que se plantean profundas discrepancias es en el de la sostenibilidad financiera de las cajas paraestatales y la del BPS. Pasar de un sistema público a uno mixto es la propuesta que el gobierno creyó necesaria, pero no se entiende así desde Onajpu. “En el documento, el sistema de ahorro individual en vez de retraerse se extendió a las cajas paraestatales”, puntualizó el economista.

El aumento de la edad mínima jubilatoria de 60 a 65 años, en el causal de jubilación común, lleva a otra de las discrepancias que aún no han tenido el tiempo de debate necesario. “En la actualidad una persona accede a una jubilación tanto por edad avanzada como por años de aporte”, sostuvo.

Pese a que esta es una medida que responde al déficit del BPS, para Regalado, el documento no diferencia a las poblaciones a las que la extensión debería o no aplicarse. “No es lo mismo el trabajo de un oficinista, al de una empleada doméstica o el de un obrero de la construcción. Sus condiciones son duras, la extensión de la edad jubilatoria no debería ser una medida general”, criticó el economista, para luego agregar que tampoco contempla las diferencias de género: “las mujeres no suelen tener una trayectoria laboral homogénea, lo mismo con otros sectores que se ven afectados por las crisis”.

Desde su perspectiva, los tiempos de discusión política tampoco consideraron que el déficit de las cajas paraestatales, como la notarial, la profesional, la militar y policial, ya fue contemplado en reformas anteriores y que los efectos pueden durar más de 15 años.

La Caja Militar

“Hay que discutir una reforma integral que abarque todos los sistemas y que tenga en cuenta que las realidades son distintas”, sostuvo el economista, para luego agregar que si bien existen cajas como la militar que contabiliza un déficit de 450 millones de dólares anuales por 50 mil beneficiarios, la reforma apunta únicamente a las prestaciones del BPS.

“En BPS se contabiliza un déficit de alrededor de 600 millones de dólares por unos 600 mil beneficiarios. En el documento se establecen soluciones financieras para el BPS pero no para la Caja Militar”, indicó Regalado, y estableció que existe un gran diferencial entre los beneficiarios de una y otra. “El déficit de BPS incumbe a más beneficiarios y a otros fondos para las asignaciones, el sistema nacional de salud, seguro de desempleo y no solo a las jubilaciones”.

Mientras tanto, la Caja Militar y su déficit no es mencionado en el documento, sino que “existe una situación diferencial en los jubilados de esta caja, que tienen un promedio de 50 años que no son mencionados ni en el diagnóstico, ni en las recomendaciones”, fustigó Regalado.

1 Comentario

  1. Otro caso de «transparencia», la gente una vez más está desinformada, entre cuatro paredes y con claro ocultamiento de lo que sucede con la Caja Militar, los llamados expertos manejan datos y ocultan otros.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sindicales