/

Rivera al tope en El Pinar el sábado

Los hermanos Fabricio y Carolina Larratea dominaron cada uno su categoría. Bruno Rodriguez ganó por primera vez en los Fuscas y Poggio ganó en Fórmula 4

Llegó la esperada primera fecha de AUVO en una jornada que la lluvia matinal hizo temer por lo que sería el resto del día, pero al mediodía se impuso el sol y aunque con una brisa fría el primer día de carreras fue muy disfrutable. Para quienes si brilló el sol fue para los hermanos Larratea quienes desde Rivera siempre aportan protagonismo cada uno en su categoría, cargados en esta carrera de gran emoción por el fallecimiento reciente de su tío, quien desde siempre ha acompañado a Fabricio en su actividad, mostrándose ambos muy emocionados con todo lo que se les fue dando en la primera fecha. 

Fabricio tuvo una excelente qualy con su Mini, que trabajado en el chasis por el argentino Gaby Rodríguez ya desde el inicio demostró haber logrado un rendimiento para poder pelear la punta. Su especialidad no ha sido clasificar muy bien en El Pinar, pero aunque por muy poco le quitó la primera pole al campeón defensor Fernando Etchegorry (Toyota). Y así fue toda la carrera, un mano a mano entre ellos dos con cierta diferencia sobre quien en definitiva fue tercero, el de Ombúes de Lavalle, Jorge Pontet con Audi. No le dio respiro Etchegorry a Larratea por las 20 vueltas que duró la carrera, no cometiendo el líder riverense ni un solo error. Pontet no estuvo para nada tranquilo en el 3er puesto, ya que el San Bautista, Frederick Balbi desee mitad de carrera al final lo tuvo a mal traer, pero sin poder llegar en definitiva al podio a pesar de irse con el punto extra del record de vuelta. Quinto pudo acomodarse Fernando Dacal con su Chevrolet Onix, saliento airoso de luchar en toda la carrera con viejos conocidos como Laguardia (Citroen), Mariño (Clio) y Ferra (Ford) junto a Mauricio Geymonat con el 2do Toyota oficial.

En los Superescarabajos, fue en definitiva el debut en victorias para Bruno Rodriguez, hijo de Beto quién fue el primer campeón de la categoría dos décadas atrás y quien como preparador pone en pista el auto para su hijo. Gran maniobra por fuera en la zona de “el cajón” hizo que tomara la punta lugar que no abandonó hasta el final, llevando brillantemente su clásico numero 40 a la primera victoria. Fue 2do Fernando Braz da Luz, quien había realizado la pole pero no le duró mucho en carrera, donde en parte pudo mantenerse siempre adelante a pesar de tener rivales en carrera que fueron un poco más veloces. Tercero en gran remontada llegó Luis De Luca para quien no pasan los años corriendo, lamentándose en el podio también la distracción de ver a su hijo Ignacio abandonado fuera de carrera. Tenían el medio pero no pudieron ser protagonistas por varios motivos Matías Abella (motor), Ignacio Massat (bomba de nafta), Ignacio de Luca y Nicolás Alfonzo (cable del embrague).

La Fórmula 4 mostró desde la qualy el dominio del novel Tomás Granzella, quien dominó la competencia final hasta que se quedó con la palanca de cambios lamentablemente rota (en su mano), lo que le impidió seguir en carrera. Ganó en definitiva Stefano Poggio (no pudo clasificar por problemas en caja de cambios), fue segundo Heber López quien quedó con gusto a poco, y 3ro fue José Witt ante la exclusión de Brian Mion por no haber llegado al peso mínimo por solamente un kilo. Volvieron las fórmulas a la pista y no es una noticia menor.

Cierre de la columna también toda riverense, ya que en el arranque de la jornada Carolina Larratea cambió pole por victoria, dominando por sobre Juan Diego Mariño y Fabián Berriel la competencia de la categoría que la vio ser bi campeona, reiterando la gran emoción de hermanos y familia.

Se cerró el sábado con la gran expectativa de que sería con la nueva tabla de penalidad por peso, ya que sería según el ranking del campeonato, y obviamente los ganadores del sábado serían los más perjudicados el domingo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos